Archivos para la categoría: musica

Img335015179

Hola otra vez, hola queridos muchachos.

Volvemos donde lo dejamos, hacer de vosotros algo aprovechable.

Sin más penosos preambulos:

Lección de hoy, la hua de Shanghai es Shanghaihua o…

Inmersión linguística en arenas movedizas.

El dialecto de Shanghai es una de estas hua o hablas que aquí se hablan y que forman formalmente la lengua de Wu, conocida en China por la mayoría como wu2yu3. Shanghaihua, Suzhouhua, Wenzhouhua y huademás son las ramas de un tronco común que ramificaron para dar a nuestro yunque y martillo el placer de vibrar con estos extraños frutos sonoros sabor tropical.

#½¨ÒµÀÉϺ£ÏÖ´æ¹æÄ£×î´óµÄʯ¿âÃÅÀïŪ

Wuyu es una lengua a la que recurren para no entenderse 160 millones de orejas, una población combinada superior a la de todos los guturantes sicofantes de la germanía conocida como alemán.

Una lenguita, una menudencia, una cosita pequeñita a la que algunos expertos laureados han catalogado más alla del mar como dialecto de lo que se conoce como chino chinoso así en general. Aunque los chinos chinosos sean tajantes en su apreciación de la valía de esta nadería a la que han dado el noble continente de yu3, esto es lengua, contrapuesto a hua4, dialecto o parla hableante, de lo que voy a llamar centreste celeste de la popular república china by Mao Zedong.

Centreste de China formado por Jiangsu sur, Zhejiang norte, Anhui en parte, pizca de Fujian y de Jiangxi y la totalidad de la constituida como una de las cuatro ciudades directamente administradas por el gobierno central, ciudad de Shanghai.

u=3647606815,3443904679&fm=21&gp=0

Y en esta zona es donde desde hace casi un milenio se habla de forma continua la lengua de Wu. Las notables diferencias entre sus hablas son evidentes en un solo golpe de voz, y Shanghai por ser tan rara ha desarrollado un, esta vez sí, dialecto, que puede asombrar a los que se den cuenta de la diferencia con la forma de hablar de su más cercana prima hermana mayor Suzhou.

La razón la he encontrado al ser ilustrado de que la joven Shanghai se pobló hace un siglo por los habitantes de las ciudades de Shaoxing y Ningbo, y allí y allá sí podemos encontrar los dos wu dialectos de los que nace lo que hoy conocemos como la babla parlante o hua de Shanghai.

299313

O dicho de otro modo, hay que viajar unos 200 kilómetros para encontrar a alguien que a nongho responda con algo similar, –Nonghe shanghaining– respondió el vendedor de tabaco de la bella Ningbo.

Pausemos un momento, para recordar que el nombre correcto de la lengua de Hu es shang4hai3xian2hua4.

Y con esta pausa damos por terminada la lección teórica y practicamente estamos, sino preparados, al menos en condiciones de practicar las dicciones en la siguiente parte, práctica en carácter a la que he dado en llamar:

39534081_20

Hablemos todos como lo hacen los viejos habitantes de la nueva Shanghai.

Pongamonos en situación, o como debería sonar su suya dicción. Delicioso sonido para cualquier paladar, que mejor ilustrar con este vídeo sabor shanghaihua.

¿Les ha gustado? Pues aun hay más. Siga leyendo para descubrirlo.

Para ser exactos, confieso la naturaleza inexacta de estas notaciones, pues academicamente he documentado que el sistema de transcripción fonótica de los sonidos del habla que hoy nos reúne es capaz de provocar desprendimientos de retina incluso en los versados en el pinyin. Tomese pues mis bocados en cursiva como una deliciosa deshabille y solo una somera, pero nunca basta, aproximación a unos sonidos que de todos modos aun no estais, todavía, preparados para reproducir.

0

Además de que existen consonantes y vocales no pertinentes a los desarrollados por el habitual putonghua, el habla de Shanghai desarrolla un alambicado sistema de tonos continuos que distan muchos de ser similares a las singulares monadas con la que se expresan los comunes hablantes de la lengua común.

shengdiao

El que tenga ojos para ver que vea. Quien tenga oidos para escuchar que en su cabeza escuche, este es el sistema tonal del habla de mi nuevo hogar. Quizás o no haga falta aclarar que los números corresponden a tono de voz, 1 es el bajo y 5 el más alto, el primer dígito corresponde al tono de entrada mientras que el segundo al cierre de la sílaba.

Aclaro que basome en nuestros queridos pinyines para crear esta shanghaihuanotación, el resto de los sonidos han de basarse en lo que llamaremos un suave español. 1

He dejado lo mas gracioso para el final, y es que no contentos con lo antes expuesto, los shanghaineses una tuerca de vuelta le dieron a su forma de hablar al decidir dividirla en tres ramas o escuelas nueva, vieja y ni fu ni fa. Pero todo esto me estoy dando cuenta que para más de una tacada podría dar, así que en nuevas entregas iré completando este raro serial en el que explicare con pelos y tonos todas las facetas de esta inextricable trinidad del hua.

nangjingdong

Y ya he dicho demasiado, practiquemos lo impracticable, o lo que es lo mismo la blaha de Haishang. Los siguientes ejemplo son una muestra con la que sin mucho esfuerzo, atento lector, podrá pasar por de las tres ramas sincrético excéntrico o triarticulado ning de Shanghai.

Nong´ho´va es como se dice ¿Qué tal estás?

Si hay confianza también puede usar nong´ve´chik´ku´lek´va? Que es lo mismo que preguntar al oyente si está o no está por comer la comida que a esas horas sea adecuado honrar.

Para viejos amigos a los que llevemos tiempo sin ver podemos saludar con un sang´yuoe´vak´ji o tanto tiempo sin verte por aquí.

Sigamos con esto, nong´gak´qiang´sen´ti´hao´va? es pregunta pertinente a la salud referente.

Otra saludante pregunta es en toda China la concerniente a la reciente actividad laboral. nong´zoe´jin´mang´va?

0025116ac9d10ef62d8629

Respuesta: ee´hao, vak´da´mang. nong´va? Vamos tirando, ¿Y tú en qué andas?

Ante las disyuntivas que los nativos irán cuestionando, la respuesta adecuada si es negativa es fa´la´se, si por el contrario está de acuerdo o muy de acuerdo las palabras mágicas son de nuevo tres: wu´la´se.

Si usa la china costumbre de hacerse el sueco el sabio dirá vek´sok´tek.

El atosigado que recurra a esta frase para librarse de paseo en motos, bolsos de marca o chainis girlfirends, vak´yao´song´dak´ak, ngu´si´ka´zou.

El viajero avispado conoce la buena costumbre de invitar a sentarse a cualquier laoban, le´le´zuo´a.

Disculpe caballero o señora se dice mo´ve´nong´lak, si lo que se desea es molestar.

Je suis desolee, sin embargo, no se dice de aquella manera, si no de está: ngu´lao´vak´hao´yi´si´aak.

Queda disculpado, repita conmigo vak´dak´ga´aak, vak´dak´ga´aak con beatífica sonrisa sobre su faz faz.

Hasta luego tse´hwe y gracias zha´zha

4b99be02g9202369ce3a1&690

1 Vease mi primera entrada en el blog, queridos míos, para una explicación de la manera en que debe pronunciarse cada pinyin.

¡Hola a todas! Da4jia1hao3!

Hoy inauguramos esta nueva sección a la que he dado en llamar semana del conocimiento chino.

china-flag

Cual es nuestro objetivo: Nuestro objetivo es que lleguéis si no a amar, al menos a conocer a vuestros nuevos amos.

Cuales serán los contenidos: De todo tipo ge4zhong3ge4yang4de.

Pero, ¿por qué tengo yo que aprender nada nuevo?

Tesis: Haced memoria, ¿Sabéis cuál es el himno de EEUU? Sí. ¿Sabéis incluso quién lo compuso? Claro, gracias Los Simpsons ¿Sabéis quién gobierna América?1 Check. Sabéis cuales son los principales partidos políticos y sus órganos de gobierno. Sabéis porque su bandera tiene 51 estrellas, sabéis que el 4 de Julio hay que ponerse muy contento y que el 11 de Septiembre muy tristes. Incluso sabéis cual es su deporte nacional; efectivamente: exportar democracia chu3kou3min2zhu3.

Antítesis: ¿Qué sabéis de la República Popular China? Con un poco de suerte alguno dirá que esta presidida por la momia de Mao, que su capital es el Politburo y que la bandera es roja con unas estrellas que no sabéis que representan. Sabéis que en China hay muchos chinos, muchos, sí. Pero cuantos son muchos, eso no lo tenéis tan claro ¿eh, pillines? Y así podría seguir toda la noche, pero no es plan.

Síntesis: No, y digo no, estáis preparados para el nuevo paradigma.

Es obvio que necesitáis directrices básicas y algunos datos concisos para que sepáis que hacer cuando las columnas acorazadas empiecen a salir de del bunker secreto situado bajo el polígono de Cobo Calleja.

Os las intentare dar sin aburriros demasiado.

Como hoy me siento musical, vamos con el himno.

Titulo del tema: “La marcha de los voluntarios” yi4yong3jun1jin4xing2qu3.

Año de composición: se adopto una partitura del compositor Nie Er, compuesto para un película sin duda interesantisima 风云儿女2 . Sobre esta, el poeta Tian Han escribió una letra acorde a los tiempos que corrían (lo que comúnmente se llama una guerra) en 1935. En 1949 se adopto como himno oficial de la RPCh y como tal esta recogido en la constitución xian4fa3.

Algunos datos biográficos de los autores: Nie Er fue un joven prodigio, espectacular estudiante y ávido estudioso de la música tradicional china. Llego a ser responsable de la sección sonora de uno de los mayores estudios cinematográficos de Shanghai a los 21 años. Rogelio como el solo, se unió a la liga de escritores y artistas izquierdistas. Murió a los 23 años en Japón, ahogado mientras hacia natación. Que hacía un chino, rojeras reconocido, como él dándose bañitos en un Japón Imperial ya en guerra con China, es un misterio.

Tian Han llego a viejo como ministro de cultura de la recién formada nueva china xin1zhong1guo2.

¡Bien por el camarada Tian Han!

Notas para la correcta apreciación musical de esta pieza.

Como sé que sois una generación, a la que voy a definir mordiéndome la lengua como, muy visual, usare en mi beneficio, y el vuestro, esta representación pictórica de la marcha de los voluntarios.

71cf3bc79f3df8dc4b7592e1cd11728b47102871

Impregnad la retina con estos vibrantes rojos y dejad que mis palabras (en realidad las de Baidu3 penetren en vuestros cerebros.

Allá donde se represente (la marcha de los voluntarios), simboliza la llama que, en defensa de su patria y su nación, inflama el indomable espíritu de lucha y la dignidad del pueblo chino, y que no puede ser apagada.

Wow ai4you3, creo que tendré que buscar otra canción que silbar. Difícil tarea.

Un himno nacional muy pegadizo.

O si no colijan ustedes mismos de la audición de la pieza. Intenten no acompañarla si son capaces.

¡Alzaos!

Qi3lai2!

Aquellos que no queréis ser esclavos

bu2yuan4zuo4nu2li4deren2men

Con nuestra sangre y nuestra carne,

ba3wo3mendexue4rou4,

Construiremos nuestra nueva gran muralla

zhu4cheng2wo3menxin1dechang2cheng2

Ha llegado el momento más azaroso para la nación china

zhong1hua4min2zu4dao4lezui4wei1xian3deshi2hou4

Levantémonos tras este último rugido4.

mei3gederen2menbei4po4zhefa1chu4zui4hou4dehou3sheng1

¡Alzaos! ¡Alzaos! ¡Alzaos!

qi3lai2 qi3lai2qi3lai2

Un solo corazón late en nuestros diez mil pechos

wo3menwan4zhong4yi4xin1

¡Avancemos enfrentándonos al fuego enemigo!

mao4zhedi2ren2debao1huo3qian2jin4!

¡Avancemos enfrentándonos al fuego enemigo!

mao4zhedi2ren2debao1huo3qian2jin4!

¡Adelante! ¡Adelante! ¡Adelante!

Qian2jin4Qian2jin4jin4!

Que bonito, por Mao.

Y así nos despedimos, buenas noches wan3an1, dulces príncipes.

1 Bueno, creéis saberlo, bwahahaha.

2 Viento, nube, hijo, hija. :/

3 Baidu es la Wikipedia, Grooveshark, Youtube, Series Yonkis y Google todo en uno. Una gozada.

4 Escucha mi rugido es el lema de la casa Lannister.

Ha llegado la primavera a Shanghai y eso, definitivamente, es buena cosa. No sólo porque por fin puedo salir a dar una vuelta por ahi, para que la gente me mire como si acabase de bajar de un platillo volante, sin tener que ponerme leotardos por debajo de los pantalones, sino también porque con el buen tiempo vuelven a aparecer en nuestras muy contaminadas y futuristas calles algunas de las cosas que hacen grande a esta ciudad, obviando su extensión y su disparatado número de habitantes.

La primera de las grandes cosas que han vuelto es la familia de gatos del huerto al jabón de Marsella. El invierno les ha sentado bien, porque se lo han pasado entero despanzurrando bolsas de basura en la calle para buscar restos de comida rápida, así que se han puesto hermosísimos. Ahora, cuando hace sol, se tumban a echar la siesta en el tejadillo de uralita como unas boas constrictor peludas y sólo se mueven para mirarnos con indiferencia y cierto malestar, cuando salimos a hacer malabarismos para tender la ropa o a limpiar las ventanas. Son la viva imagen de la felicidad primaveral.

La segunda, es que con el buen tiempo la gente se anima a ponerse sus mejores galas y Nanjing Lu y aledaños se convierten en una especie de pasarela de moda surrealista y llena de colores flúor, barrigas al aire y teñidos imposibles. Es muy divertido ver como las nuevas tendencias orientales se combinan con el estilo más bien rancio de los laowais culogordo, y si tienes un poco de suerte puedes hacerte con una colección de looks inolvidables, como el de esta chica que me encontré en el metro. Por respeto a su intimidad, voy a cubrir su mirada con un frame de Doraemon, el Gato Cósmico.

Look chino 2014

La tercera gran venida  ha sido la de las Señoras Que Bailan. No estoy hablando de ningún grupo de facebook formado por irónicos treintañeros submileuristas, sino de auténticos grupos de jubiladas chinas, que para prevenir los estragos de la artritis, se juntan en plazas y parques con un radiocasette a todo volumen para marcarse unos bailes. Verlas es un espectáculo maravilloso, que siempre consigue ponerme de buen humor.

No tienen ningún sentido del ritmo ni miedo al ridículo, ni falta que les hace y se pueden pasar horas enfrente del Vortice del Mal con sus pasodobles, su música tradicional o los grandes exitos de Millie Cyrus, en grupos que van de diez a cincuenta bailarinas o más. Son absolutamente adorables, y en mi opinión, una de las grandes maravillas de China, muy por encima de la Gran Muralla o la Ciudad Prohibida. No me importaría en absoluto que cegasen los Yuyuan Gardens con una generosa capa de cemento y les cediesen el espacio a ellas para practicar. Un bailódromo con bancos para que se sienten los espectadores y calefactores de gas para que podamos verlas también en invierno, eso es lo que nos hace falta en Shanghai.

Aquí os dejo un vídeo de señoras bailando hábilmente sustraído de ChinoChano, uno de los mejores blogs sobre China en habla hispana que se puedan encontrar en la red. No me digáis que no dan ganas de invitarles a café con galletas, o adopatarlas, o al menos darles un abrazo. Son las mejores.

Y para el final, el último gran reencuentro primaveral de este 2014: los vendedores de chuan. Los chuan son unas brochetas, del estilo de los pinchos morunos que se preparan en puestos callejeros desparramados por todo Shanghai.

Se cocinan al carbón, en una especie de barbacoas portátiles, bien untados de polvo de las cinco especias (y también picante, si quieres),  y son una delicia. Un montoncito de chuan con una cerveza son una cena estupenda y baratísima, y el ambiente de los puestos recuerda bastante a las fiestas de los pueblos de España en los 80, con sus mesitas desvencijadas, sus taburetes de plástico y sus vendedores vociferantes y sudorosos. Los cocineros abanican el carbón constantemente con paipáis y van cambiando las brochetas de sitio en la parrilla a toda velocidad, siguiendo algún ritual incomprensible para el profano, y que así los chuan queden al punto, crujientes por fuera y tiernos por dentro. Son unas máquinas y jamás se equivocan con los pedidos, por muchos comensales salivantes y hambrientos que haya esperando.

A diferencia de los pinchos y brochetas españoles, que suelen ser sólo de carne de pollo o de cordero, los chuan  se hacen con cualquier cosa susceptible de ser clavada en un palo, desde pescado, tendón de vaca, setas y corazones de pollo hasta un par de hojas de lechuga, algas o mis favoritos, los de calamar. Aquí os dejo unas fotos que sacamos en Beijing, en una especie de festival del pinchito exótico donde los vendían también hechos con insectos, serpiente, criadillas de cordero, rana y crisálidas de mariposa, todo digno de la imaginación de Suehiro Maruo.

20140204_191049 20140204_191101 20140204_191444 20140204_192121

20140204_191449

Como una va de Miguel de la Quadra Salcedo por la vida, no pude resistirme a probar unos cuantos ante la mirada horrorizada de Pablo Laopan, y os diré que los de serpiente, escorpión y rana me sorprendieron muy gratamente, no tanto los de crisálida, que son directamente repugnantes.

Otra variante del chuan es el dulce, normalmente hechos con fruta (mandarina, fresa, kiwi, fruta dragón, manzana…) o pasta de arroz recubierta con caramelo. Los mejores son los que hacen con una variedad de manzanas locales, pequeñas y muy ácidas. El contraste entre la acidez de la manzana y el caramelo es realmente exquisito.

20140204_192128 20140207_165719 20140207_165725

Y aquí, el hanzi para chuan o pinchito moruno.

pinchito

No me digáis que este no es un país maravilloso.

El concierto del grupo numero 1 acababa de terminar, y antes de que sus secuaces dejasen de aplaudir y gritar uoouooo, y a Pablo le diese tiempo a tirar al cenicero la rodaja de limón (de casi un dedo de ancho) de su copa de juguete, un ruido sobrecogedor, agudo y penetrante lleno completamente la sala. Aquello sonaba como si Dios tuviese un accidente de tráfico, era tremendo. No había nadie en el escenario y la gente empezaba a levantarse, los nihilistas alemanes parecían entusiasmados. Como desde nuestro asiento no se veía nada, decidimos acercarnos disimuladamente a las primeras filas a ver qué es lo que producía aquel sonido inquietante y potentísimo, que no se parecía a nada que yo haya escuchado antes, dentro o fuera de un concierto.

Delante del escenario, a la altura del publico, había un tipo con el torso desnudo, tatuajes borrosos y desperdigados y una capucha de verdugo azul empapada en sudor, con una barra metálica en las manos. Daba unos berridos escalofriantes en chino y golpeaba la barra contra una mesa de ikea llena de lo que parecían pedales de distorsión para guitarra eléctrica conectados entre si. En conjunto, entre la capucha, la distorsión eléctrica furibunda de la barra y los pedales y los gritos enloquecidos, aquello parecía un caso claro de posesión demoniaca, recordaba un montón a algunas escenas de David Lynch.

En un momento dado paro de tocar y en la sala se hizo un silencio sepulcral, ni risitas, ni cuchicheos, ni clics de mechero, ni absolutamente nada. En menos de cinco minutos el muy cabrón tenia al público en el bolsillo, totalmente absorto (no era para menos con la que estaba liando). Después de la pausa, y de hacer un par de ajustes en los pedales, soltó lo que parecían un par de barbaridades obscenas en chino y continuo con su baile frenético y su show alucinado, tocando todavía mas alto y golpeando la mesa con autentica furia (parece que los chinos tienen algo personal contra las mesas de ikea, que espero averiguar más adelante). Cuando termino, ni siquiera se quedo a escuchar los aplausos, solo se quito la capucha, dijo adiós y se marcho directamente al camerino. La mesa parecía ligeramente despanzurrada y sin ninguna solidez, como si estuviese hecha de cartón.

Se llama Torturing Nurse,es de Shanghai, tiene pagina de facebook y varios discos editados con otros grupos. Os animo a echarle un vistazo, que el hombre es una máquina.

Después de aquella maravilla (que no duro más de un cuarto de hora) ya no me dolía la cabeza y hasta empezaba a sabernos bien la ginebra de imitación. Vimos como dos tipos un poco calvos, de unos treintaytantos, con mochilas negras y aspecto anglosajón se metían discretamente en el camerino. Parecía que las cabras eléctricas iban a seguir soñando, así que nos animamos a pedir otras dos, mientras comentábamos la jugada y le echábamos un vistazo al público. Los integrantes y secuaces del grupo numero uno parecían algo superados por las circunstancias (no me sorprende porque aquel tipo encapuchado se los había comido vivos), daban un poco de pena; los nihilistas alemanes sonreían abiertamente y gesticulaban con las manos y la chica rusa tenia, literalmente, un ojo más grande que el otro y le daba sorbitos, pensativa, a una botella de cerveza.

Los treintañeros anglosajones, (que tenían pinta de empleados de banca de vacaciones, o de profesores de secundaria, sobre todo el mas calvo de los dos), se situaron uno frente al otro en el escenario delante de dos mesas, una blanca y otra negra, llenas de chismes electrónicos, con sendas pintas de cerveza en la mano y empezaron a tocar.

Sonaban muy bien, una especie de tecno industrial y juguetón, muy relajado y elegante, pero enérgico. De vez en cuando, el supuesto empleado de banca hacia un par de ruidos guturales de lo mas armónico, metiéndose prácticamente el micro en la boca,  ajustaban sus chismes de DJ y cambiaban ligeramente la base titimica. Ya os digo que yo no tengo ni idea de música experimental, ni de noise, ni de electrónica, pero se notaba que sabían lo que hacían, y sobre todo, que se divertían haciéndolo (que es algo que me encanta ver cuando voy a un concierto, un músico divirtiéndose tiene algo contagioso). Se reían entre ellos, bebían tranquilamente sus pintas y de vez en cuando le echaban una mirada de reojo a los asistentes. Un tipo chino roncaba despreocupado en primera fila, el fiera de la capucha charlaba con su novia, los nihilistas se bebían sus cervezas y nosotros estábamos encantados al pie del escenario, felicitándonos por haber venido y comentando (Pablo, no yo) que recordaban un poco a Godflesh.

Cuando terminaron, felicitamos al chico de la capucha por el concierto, un chaval muy agradable, (siempre me sorprende que la gente que hace punk, música industrial y comic políticamente incorrecto suele ser muy simpática, como Miguel Ángel Martin o Javi Guerrero, que son encantadores, y sin embargo los que se dedican a una estética mas blanda o a música pop suelen pecar de bordes y resabiados).  Pablo se acerco a hablar con los dos anglosajones (que se llaman Cloud Choir, no tienen facebook, son de Nueva Jersey y también os recomiendo) pero yo estaba algo afectada por los mini Gin tonic de imitación y me dio un poco de vergüenza hablar con ellos. Ahora me arrepiento, porque parecían bastante simpáticos.

Y nos volvimos a casa, un poco borrachos y bastante contentos con la experiencia. Fue muy agradable no sentirse totalmente analfabeto durante un par de horas y descubrir nuevos estilos musicales. Volveremos al 696, pero no pediremos copas.

He aprendido a decir eyeliner y quiero activar mi tarjeta telefónica.

eyeliner: 眼线/Yǎnxiàn/Iansian
quiero activar mi tarjeta telefónica/ 我想激活我的电话卡/Wǒ yào jīhuó wǒ de diànhuàkǎ/Uoo iao iihuo uoo te dianhuaka

Una de crónica nocturna. Ayer fuimos al 696 Livehouse, en Sichuan Road, a ver Dreaming of Electric Goats, un espectáculo de música experimental/noise. Fue un tiro al aire en toda regla, y os confesare que según llegamos, la cosa no pintaba nada bien.

La sala -un local pequeño, modernito y coquetón de techos altísimos, paredes pintadas de negro decoradas con vinilos de One Piece, precios escritos con tiza de colores detrás de la barra, sillones rojos y unos carteles que quitaban el hipo de lo buenos que eran- estaba prácticamente vacía. En total, las 10 personas que había allí (contando a los camareros y al técnico de sonido) estaban sentadas y miraban el móvil con la expresión del que espera un autobús.

Las copas eran tamaño infantil, absurdamente caras y venían de una botella que recordaba sospechosamente a la Ginebra Lyrios de nuestra adolescencia noventera. Los camareros (chinos) eran simpáticos, pero solo atendían en ingles.

El grupo que probaba sonido en aquel momento combinaba un ruido espantoso, lleno de acoples y arco de violín con esa actitud tan irritante de “estamos encantados de habernos conocido” de muchos grupos amateur. Siguiendo las reglas internacionales del mamoneo, les acompañaba un reducido grupo de admiradores/entendidos (dos tipos) que saludaban chocando las manos en alto y comentaban la prueba levantando los pulgares como haciendo autoestop. Con ellos estaba una chica rusa muy guapa que se cepillaba el pelo y bebía un batido de fresa con pajita, mientras parecía hacer enormes esfuerzos por no mirar el móvil cada treinta y cinco segundos. Se le veía un poco descolocada a la pobre, bastante fuera de lugar y con ganas de estar en cualquier otro sitio del planeta, y no me extraña.

A pesar de todo, como la entrada era muy barata y tampoco nos apetecía volver a casa, decidimos quedarnos. Después de todo, todavía no había empezado el concierto y empezaba a llegar mas gente: un par de alemanes con pinta de nihilista de El Gran Lebowsky, algunos chicos chinos, cinco o seis italianos, etc. así que nos pedimos otra ronda de Gin tonic infantil y decidimos darles una oportunidad a los chavales.

El grupo empezó a tocar en serio, y lo mejor que puedo decir es que las canciones eran cortas. Sonaban francamente mal (no es que yo tenga mucho criterio en lo que a noise se refiere, pero sospecho que cuando a una se le levanta dolor de cabeza hay algo que no va del todo bien) y todos, menos el batería obviamente, tocaban de espaldas, para que se viesen claramente los mensajes ofensivos de sus camisetas. Daban tanta pena que no voy a poneros el nombre del grupo para ahorrarles más oprobio y vergüenza. Nosotros estábamos ya casi al borde de la desesperación.

Y entonces empezó lo bueno… (CONTINUARA)

A %d blogueros les gusta esto: