Archivos para la categoría: medios de transporte

Mucha gente me pregunta cómo se vive, o sobrevive, en una cultura ya no extranjera, sino ajena hasta casi lo extraterrestre sin saber hablar el idioma. La respuesta corta es que NO se puede, a menos que estés dispuesto a gastarte una obscena cantidad de dinero en intérpretes y no salgas de los guetos laowais, con sus sobreprecios y sus restaurantes finolis. Algo de chino hay que saber.

Como me consta que prácticamente ninguno de nuestros lectores es un hacha en putonghua ni tiene cuentas en Suiza, voy a compartir alguna de mis sofisticadas estrategias y hanyu de supervivencia para llevar bien el día a día del iletrado en La Perla de Oriente sin gastarse una fortuna. He aquí las tablas de la ley de la Sra. Milton

gal-october-24-jpg

1. Ser simpatico, educado y expresivo. Esto es una absoluta obviedad, pero resulta sorprendente la cantidad de gente que olvida este pequeño detalle. La regla de oro es la siguiente:

Si no te entienden, la culpa es tuya, no suya. Ellos no tienen ninguna necesidad de entenderse contigo, eres tú el que necesita un taxi, un café cutre, una camiseta de Buscando a Wally, pasta de dientes, tiritas de Doraemon…, lo mínimo que puedes hacer es ser agradable y educado. Nadie va a echarle un cable a un analfabeto borde.

¿Y cómo se expresa una cimmeria y educadamente sin saber el idioma? Fácil. Sonreir hace milagros, no te van a entender de todas formas, pero causarás buena impresión. El lenguaje corporal es clave en tu situación, la mímica es tu amiga. No hay que tener miedo a hacer el ridículo de vez en cuando, es inevitable, el truco es llevarte la comedia a tu terreno. Saber que estás haciendo el canelo para conseguir un paquete de pilas no es ninguna tragedia, lo triste es que se rían de ti por ir por ahí como si la gente te debiese dinero y no conseguir las pilas, no que se rían contigo por ser lo suficientemente payaso como para hacerte con ellas sin saber decir pilas, ni comprar.

2. Tarjeta de teléfono. Es absolutamente imprescindible, te van a pedir un número de teléfono para todo. Hay varias compañías, y para registrar un número con la mayoría de ellas hay que presentarse con el pasaporte en algún establecimiento de la compañía (no todos los establecimientos están autorizados) que puede estar cerca de tu casa o no. Yo con esto he tenido muy mala suerte, la última vez que intenté registrar una tuve que caminar durante horas y al llegar a la oficina casi me escupen a pesar de mi arrollador despliegue de encanto personal, así que os recomiendo las tarjetas de China Mobile, que se pueden conseguir sin registro.

Tienen una pequeña desventaja: cuando quieres recargarlas siguiendo las instrucciones del bono de 100 RMB que te acabas de comprar y llamas al número correspondiente (el 10086), no hay menú en inglés ni teleoperadora en este plano de existencia, lo que hacen es leerte un fragmento del Necronómicon y darte las gracias.

Para recargar la tarjeta hay que  llamar a éste otro número, tan fácil de memorizar 13800138000. Ahí si que hay menú en inglés y no tendréis ningún problema. No me preguntéis como averigüe esto, porque sólo recuerdo un montón de geometría no euclidiana, seres primigenios y caos reptante en las líneas de atención al cliente.

ecb9f50a786371965bf7a8ab138c6c3c

3. Algunas apps útiles. Vale, ya tenemos nuestro Smartphone con su número correspondiente y queremos descargarnos algunas cosas imprescindibles, por ejemplo, el Candy Crush. Acabamos de descubrir que no podemos instalar Google Play Store, ni Google NADA, y el Baidu Market de momento nos da sudores fríos. ¿Solución? Aptoide. Ahí podéis encontrar casi de todo. Por ejemplo el Pleco, un estupendo traductor inglés chino que os puede salvar la vida más de una vez, VPNs gratuitos para Android, por si tenéis la imperiosa necesidad de subir fotos a Facebook, BaiduMaps, que es vital, Wechat, la joya de la corona de las redes sociales chinas, etc…

4. Cuenta de banco. Viene bien tenerla, a menos que seáis como Jesús Gil y os guste ir por ahí con fajos enormes de billetes de 100 RMB o no os importe pagar una comisión brutal cada vez que usáis un cajero (hay muy pocos establecimientos que acepten Visa o Mastercard aquí, el sistema mas común es Union Pay). Si sois previsores, sabréis que hay bancos españoles que ofrecen cuentas con tarjeta de débito y comisiones razonables (la Caixa e ING) pero si por cualquier motivo necesitáis una cuenta en un banco chino (porque sois unos empanaos o para ingresar una nómina por ejemplo), os recomiendo el Agricultural Bank of China (ABC), por tres motivos:

  • Hay muchísimas oficinas, y en todas ellas hay al menos un becario que habla inglés o al menos lo intenta (con las cosas de comer no se juega)
  • Son rápidos, eficientes y el trato al cliente es muy bueno. Además, los empleados llevan una chapa con una carita sonriente y tienen gafas para leer de cerca en todas las mesas. No pillan el chiste de las gafas de contable de Homer Simpson de todas formas.
  • Si necesitáis recibir o enviar dinero a través de Western Union, hay que hacerlo en un ABC, si tenéis cuenta con ellos el proceso es infinitamente más sencillo.

Si estáis de viaje, procurad cambiar en el aeropuerto lo mínimo imprescindible para el taxi y la primera noche de hotel y el resto en cualquier banco al día siguiente. Pagaréis menos comisión y las tasas son bastante mas ajustadas.

tumblr_m1kpqqLxkj1r8yo2fo1_1280

5. Medios de transporte. Ya hemos hablado en otras ocasiones de transporte público, autobuses y metros, que son las opciones más económicas (entre 2 y 5 yuanes), así que hoy toca el taxi. Aquí en Shanghai hay literalmente millones de Wolkswagen Santana de colores pastel conduciendo a velocidades suicidas a vuestra disposición. Si tenéis prisa, no os apetece daros un baño de masas o el metro se ha convertido en calabaza son una buena opción, bastante más económica que en Xipanya, por cierto (un trayecto de una media hora larga sale por unos 50 yuanes y cobran por kilometro, no por hora)

– Cómo parar un taxi. Mucha gente se queja de que los taxis no paran a los laowais. Eso no es verdad, el problema es que estáis borrachos, con el riesgo potencial que eso supone para la tapicería del vehículo, o estáis intentando parar el taxi como en Xipanya, o sea, asi:

giphy

A lo Pocahontas no paran jamás. Hay que hacerlo así (esto es mano de santo, o mas bien mano de gato, probad y me contáis)

giphy

– Cómo decirle al taxista dónde vas. Ésta es una ciudad de calles largas, llena de cruces, pasos elevados y vericuetos. Es verdad que los taxistas se desplazan a la velocidad de la luz y parecen tener el don de la omnipresencia, pero son seres humanos, y como tales no se saben el plano de Shanghai de memoria, ni tienen la mas remota idea de dónde está la casa de tu amigo Paco el de la fiesta. Para evitar broncas y malentendidos lo suyo no es darles la dirección exacta (1800 Wuding Lu), sino el cruce de calles más cercano a tu destino (por ejemplo, Chifeng Lu, Xizang Bei Lu). Si no te entienden, siempre puedes tirar de BaiduMaps y Pleco, pero recuerda el punto 1, discúlpate por tu chino atroz, pon ojos de ShinChan cuando quiere galletas y entonces dales la chapa con el mapita. Los taxistas siempre tienen una prisa loca, y si tardas demasiado en decirles dónde vas o interpretan que te estás poniendo tonto, te echarán del taxi sin contemplaciones y continuarán con su versión de Fast&Furious sin volver la vista atrás, así que tú misma.

Shin_Chan

TUIPUCHI UODE HANYU PU HAO

6. Alojamiento. Me han hablado muy bien de AirBnB aquí, pero si sois de los que habéis visto demasiadas veces Henry, portrait of a serial killer, roncáis mucho o buscáis un sitio donde pueda quedarse vuestra madre si viene de visita, la opción obvia es un hotel (otro día comentaremos cómo se alquila una casa, que eso da para un post entero o un par de ellos).

Ojo porque aquí no todos los hoteles admiten extranjeros. Si podéis reservar antes y aseguraros mucho mejor (las reservas no son vinculantes, no hay que pagar por adelantado) Yo aquí me he encontrado tres tipos de hoteles:

A/ Hoteles de pegolín: Ritz, Radisson, Puli, Ambassador etc… no he tenido el placer de alojarme en ninguno, pero como esto es una guía para mileuristas, comentaré de pasada que los bares de estos sitios tan finos suelen estar abiertos al público y muchas veces tienen unas vistas espectaculares, así que merece la pena acercarse a tomar una cerveza.

B/ Antros infectos: Moteles 168, HomeInn, etc… reservar en estos sitios es una lotería, puede tocarte una habitación decente o un zulo que en Xipanya no usarían ni para guardar las escobas pero siempre son una opción en caso de emergencia. También hay miles de albergues para estudiantes si os va ese rollo (yo lo odio).

C/ Rango medio. En esta línea os recomiendo la cadena de hoteles JingAn Inn. Hay tropecientos por toda China, las habitaciones están limpias, el personal suele hablar algo de inglés, admiten extranjeros y no están mal de precio (alrededor de 200 RMB la habitación doble). No te vas a encontrar caramelitos en la almohada pero dan exactamente lo que prometen, y eso aquí ya es mucho decir, creedme.

bates-motel

7. Comida. Una de las mejores cosas que tiene China es que aquí siendo una analfabestia de hambre no te vas a morir. Muchos de los restaurantes tienen fotos de los platos, así que prácticamente sólo hay que señalar lo que quieres (si no lo tienes claro, siempre puedes dejarte sorprender por el cocinero, lo mas probable es que no te arrepientas). A pesar de toda su leyenda negra sobre carne milenaria y naranjas pintadas, personalmente no tengo queja alguna, en cuestión de calidad ni de cantidad, más bien al contrario. En la segunda parte de esta guía, os daré unos cuantos palabros en chino, facilitos, para comunicaros con camareros y dependientes.

2013-10-27153950_zps0749388c

8. Aspectos psicológicos de la cuestión. Probablemente, a menos que tengáis algún problema gordo o un ataque de morriña aguda, los primeros meses como analfabestia aquí serán muy divertidos, todo os resultará exótico, pintoresco e interesante y os subiréis a pelo y sin remordimientos a lomos de ese gran dragón llamado Shock Cultural.

Disfrutad de esta fase, pero preparaos para el llamado Síndrome del Pekinazo, que sin duda alguna llegará en forma de brote mas o menos virulento. El pekinazo tiene muchos tratamientos: comerse una paella, escribir un blog, revisar de vez en cuando las intervenciones públicas del bueno de  Naniano Plasmático, para saber lo que dejamos en casa… pero sobre todo, intentar tomarse la cosas con sentido del humor y cierta elástica filosofía.

Si grabamos en piedra nuestros conceptos sobre lo malo-bueno, delicioso-horrible, adecuado-no adecuado, etc… como el Charlton Heston de la primera imagen, descubriremos enseguida que las piedras se hunden, probad con algún material blando y maleable, como el Heston de este vídeo y veréis que todo resulta mucho mas llevadero.

BOLA EXTRA, edito con comentarios que me dejan en facebook.
2. En cualquier tienda se puede recargar el móvil, a veces incluso hay máquinas fáciles de usar. Sino me mandas un sms y te lo cargo con Alipay
4. ICBC tiene backoffice online en inglés, la mar de sencillo, además pagar online está chupao. Para hacer el triple salto mortal Alipay, que te permite hasta devolver el cambio al compi de curro al que le debes 2 juanes, eso además te permite comprar en Taobao y ahorrarte lo de ser amable porque no le ves la cara al vendedor XD
6. Ctrip te salva la papeleta para alojamiento y transporte (tampoco es necesario ser amable)
8. Ese vídeo de Charlton deberían ponerlo en bucle en la frontera del aeropuerto

¿Habéis comido ya?

Esta semana viajaremos miles de kilómetros, nos subimos a nuestro lolailomovil, el no va más II y ponemos rumbo al ocaso y de un golpe de gas ¡Tiao! Ya no estamos en Shanghai, China si no que estamos en Rusia, Moscu.

114387998 9 de mayo de 2015, desfile de la victoria, celebración, recordatorio, de que hace 70 años, en Berlín, las tropas del ejercito soviético entraban en el Reichstag, la bandera roja ondeó sobre la capital, del mal, de la Alemania nazi de un bigote inglés que puso a Europa rendida a sus pies. Pero ¡Oh! ¡0! Ni uno solo, dignatario europeo bueno se dignó a honrar, a dignificar con su presencia los fastos del aniversario de la victoria sobre el fascio en Rusia-capital, ni 1, ni 2, ni 3, ni 4, ni 5, sino 0, dignatarios europeos buenos fueron contados en Moscu a 9 del 5 del 5 del 1 del 0 del 2. La razón tal no aparición, fue que la rueda de la fortuna, ha vuelto a girar y a caer en la casilla: divida Europa entre dos.

¿Pog qué, pog qué, Pog qué? Chi lo sa, yo lo se y si sigue leyendo usted también.

Quien tuvo retuvo, una tubería, perdida en Ucrania, por donde pasa el gas. Maidan y Brics y leche con galletitas de la libertad. Sí land y No land, la guerra eterna, el bien y el mal, Dólar y Renminbi, la democracia contra todos los demás. A la fiesta de Baldo no fue Rajoy, y a Angela le gusta el Pravy Sektor, nosotros y ellos y Charlie Hebdo. Oceanía y Eurasia, siempre estuvieron y siempre estarán y a la fiesta del ruso fue China, Irán, Venezuela, La India, Brasil y Vietnam.

002511e1e6f90debfb592e Contamos con dos bloques, uno y dos. Con dos bloques contantes y sonantes os cuento un cuento que cuento, queridos niños, con que os va a sonar. Cuento que es el cuento del atribulado tribulete que un teletipo plantó, y se plantó de un salto en un país de nubes naranja, limón y negro, carbón En el que habita la gallina malvada llamada Tetrabrictron, Tetrabrictron llamada gallina malvada ha puesto un huevo, ha puesto dos huevos, dos, huevo Putin y Xi huevo, son los dos nuevos huevos en el viejo block. ¡Que arrobados se les ve, en su cuna de paja y mullido colchón! Miel de enlace de lazo de lanza en ristre San Jorge sobre hojuelas de palco de Kremlin en Plaza Roja de Rusia, Moscu.

Pero el gigante bueno que vivía en una colina en una gran casa con luz de neón, que todo lo sabe y todo lo ve, advirtió al tribulete, de nombre Atlantic País del Wall Jazeera Guardian Figaro Reuters de todos los Times: Que la mal llamada amistad de un ruso y un chino no es waterproof, de huevo de oso de vodka y huevo de glutamato dragón, tortilla de Mao Fumanchú y ensaladilla rusa de moscovita mongol.

W020150512560066127044 Con prosaica prosa el gigante tonante así es como habló:

Un amigo en apuros, podemos llamarlo amigo sin duda ¿Pero qué clase realmente de amigo puede ser un chino para un ruso agobiado por occidental, no accidental, sanción?

Preguntó con voz tronante el gigante retórica amante y antes de dudarlo un instante raudo así respodio:

Mis gnomo analistas geo estratégicos me advierten de que la relación es desigual, y que Moscu necesita a Pekín mucho más de lo que Pekín necesita a Moscu.

La políticas de Pekín, parte de las cuales apuntan a la reconstrucción de la antigua ruta de la seda a través de Asia central con destino a Europa y el Norte de África, es un desafió directo a la influencia de Moscu. Si dicha estrategia tuviera éxito, daría alternativas a los mercados de exportación de los países del Caucaso, reduciendo su dependencia de Rusia.

Y esa sería una amistad muy dificultusia.

Ho ho ho, Carcajeante gigante, ¿Qué más dardos punzantes guardas en tú carcaj?

6c8cf4e5t7510c0d6da65&690 En teoría, las incursiones de Rusia en Ucrania y su toma de Crimea violan dos de los principios sobre los que se apoya la política exterior china, la no interferencia en los asuntos internos de otros estados y la denuncia del separatismo de cualquier pelaje. Y el mayor problema de todos, podría ser, la irritación provocada en Rusia si es forzada en sus relaciones con China a adoptar un papel cada vez más servil.

No se olvidó el gigante de apuntar con dedo afilado el problema nevado de un lugar perdido en ese Este helado.

Llegará el día en que China podría – prosiguió el gigante, ni pizca arrogante – usar la estrategia del propio Moscu y otorgar pasaporte de la República Popular China a sus simpatizantes en aquellas zonas que quiera ocupar, para tras ello mover sus tropas para garantizar su protección, como ha hecho Rusia en Ucrania, en Transnitria y Absajia. Y si tal día llegara, la única respuesta que pudiera tomar el Kremlin ante tal invasión seria nuclear.

Boom.

pic Y así del susto aquel tribulete de la cama cayó.

Y los huevos en su negro y naranja palacio invernal, siguieron trama que trama que trama que trama y en su palco de Moscu llegaron juntos a esta conjunta declaración:

Que ambos colaboraran comercialmente, acorde a los intereses de ambos y a través del nuevo camino de la seda y de la Unión Euroasiática.

Garantizando el crecimiento y la estabilidad de una unión económica, creada sobre paz y el desarrollo de Asia central. Sobre el principio de la apertura y el estrechamiento de lazos entre Asia y Europa, dirigida y supervisada a través de múltiples mecanismos de control y gobierno, el mas importante de ellos, el Tratado de Cooperación de Shanghai.

prc-1956-youyidehuaduo8 Que los dos se comprometen a que China, a través de su cinturón comercial, sea participe de la creación de la Unión Euroasiática y que esta vía sirva como guía y foro de debate para la creación de lazos duraderos entre Asia y Europa, que el intercambio no solo será comercial si no que cubrirá todos los campos, todo el espacio científico, cultural y académico.

Que ambos se comprometen a la creación de órganos de gobierno común, que dichos organismos controlarán y supervisarán el desarrollo de los citadas áreas de colaboración para mutuo beneficio. Que entre el Politburo y la Duma, se establecerá canales de comunicación y estrecha colaboración, que encarnarán la confianza entre ambos países al más alto nivel, y que a través de este organismo se fomentará la colaboración global entre los dos países.

4d358180h8b79bd5f5570&690 Que ambos, como actores principales en la victoria en la Segunda Guerra Mundial, unirán sus esfuerzos en perpetuar los frutos de esta victoria, oponiéndose al revisionismo, denunciando el fascismo en cualquiera de sus formas, combatiendo el auge de nuevos militarismos y comprometiendose a obstaculizar cualquier intento de dirigir al mundo a una nueva guerra.

Que de ambos es la responsabilidad de dotar de sentido practico a este espíritu de colaboración unívoca, cuya potencialidad corresponde explorar sobre los siguientes proyectos:

Acelerando la inversión necesaria para la creación de la infraestructura básica, cuya piedra angular es el desarrollo de una red de alta velocidad transcontinental, asegurando los mecanismos financieros necesarios para la explotación y desarrollo de las industrias minera, alimenticia, energética y de servicios, entre otras, de ambos países.

Fortaleciendo la colaboración en materia energética, dando paso a una nueva fase de planificación global de sus industrias petroleras, siguiendo el plan trazado de gaseoductos que unirán Siberia con China, dando máxima prioridad a la construcción de un dialogo abierto dirigido al desarrollo de planes energéticos comunes, ya sean basados en el gas, carbón, fuentes de enegia renovables o nuclear.

003yzfMAzy6NZXEZWx1df&690 Desarrollando una legislación y un marco tecnológico común, que abarque las redes de comunicación y de información. Formalizando un desarrollo conjunto de la zona oriental de Rusia, Rusia no permite, si no que da la bienvenida a China a unirse al desarrollo del Lejano Oriente ruso.

Tendiendo los puentes a una estrecha colaboración en el desarrollo logístico de la zona oriental de Siberia, lo que incluye la mejora las comunicaciones por carretera y tren entre ambos países y entre los archipiélagos rusos y el continente, así como instalaciones portuarias.

u=674216545,595282748&fm=21&gp=0 Considerando, que el bloque formado por Brasil, Rusia, La India, China y Sudáfrica tiene la obligación de comandar un espíritu de colaboración, confianza, apertura y beneficio mutuo global, estableciendo y afianzando su cada vez más estrecha relación, que se se debe formalizar en la consecución de objetivos concretos como lo son el banco de desarrollo común y la construcción de una red de única de infraestructuras. China se compromete a apoyar el liderazgo de Rusia como cabeza de los BRICS.

Y de esta manera hablaron y así firmaron en Mayo el oso-dragón.

Dormid bien, dulces príncipes.

Las palabras del gigante bueno que todo lo ve han sido citadas desde: The New York Times, The Washington Post y The Atlantic.  (www.washingtonpost.com www.theatlantic.com www.nytimes.com)

La declaración Ruso-China ha sido sacada de: 澎湃新闻 (www.thepaper.cn)

Como he cambiado recientemente de trabajo, también ha cambiado mi forma de desplazarme, así que he podido abandonar el pulido hormiguero del metro de Shanghai, con sus aglomeraciones y sus surrealistas anuncios animados y optar por una alternativa mucho menos futurista y subterranea pero desde luego mas divertida: el autobús público.

Los autobuses shanghaineses (al igual que los taxis, que tienen un parecido notable con el muy español y entrañable Seat 131 Supermirafiori y de los que hablare otro día) poseen una carroceria, amortiguación, capacidad de frenado, prestaciones y estilo de conducción que podriamos calificar definitivamente como vintage y son una de esas cosas que me hace tener la impresion de vivir en un extraño bucle temporal, a saltos entre 1975 y 2137.

Shanghai_96822_Taxi (1)

Como todos los medios de transporte, tiene sus normas no escritas sobre uso y convivencia entre usuarios, en el interior del vehiculo, y otros utiles y seres movientes (coches, peatones, perros y gente en bici) en el exterior del mismo.

1/ La primera norma, es que el autobus shanghainita se mueve al menos al doble de velocidad, si no mas, que el resto de los vehiculos que pueblan la calzada e ignoran totalmente cualquier norma de circulacion, hasta el punto de convertir un viaje rutinario hasta la oficina en una escena digna de lo mas loco de Death proof.

La carretera es suya y de nadie mas. Esto es así, y sospecho que en realidad, el proposito de los autobuses aquí no es tanto el transporte de pasajeros, ni cumplir con ninguna clase de horario o continuidad (porque la frecuencia de paso es totalmente aleatoria, y no es nada raro que pasen dos autobuses de la misma línea seguidos y en veinte minutos no aparezca ninguno), sino que en realidad se trata de una especie de prueba de estrés para comprobar la entereza, nervios de acero y animo suicida de los conductores y conductoras (que hay muchísimas) y destinarlos después a algun trabajo de mas categoría, como piloto de cazas, de F1, astronauta, o cualquier otra cosa relacionada con romper la barrera del sonido que pueda tener en mente el PCCH.

demo

Esto es importante, tanto dentro como fuera del autobus, como diria Tom Wolfe en Electric Kool-Aid Acid Test porque:

-Si estas cruzando un paso de cebra, aunque el semáforo este verde, el autobusero/a NO va a parar, ni a frenar, solo se va a limitar a pitarte como un loco desde una distancia de unos 200 metros y hacerte temer seriamente por tu integridad física, asi que corre. Corre MUCHO.

-Si estas en la parada esperando o quieres bajarte del bus,tienes 15 segundos exactos para usar las puertas, ni uno más ni uno menos. De vez en cuando hacen una excepción y recogen a algun rezagado, o abren a alguna abuela a la que no le ha dado tiempo de llegar hasta la puerta (la única manera de conseguir este trato de favor es berrear TENGSHIA, TENGSHIAAAAA, como si te fuese la vida en ello) pero no les suele hacer mucha gracia.

-Si acabas de subirte al autobús, tienes que encontrar algo a lo que agarrarte y tienes que hacerlo DEPRISA. Cualquier retraso, desenredando los cascos del móvil, guardando las llaves o tirando una lata de refresco a la papelera puede hacer que acabes estrellándote contra el parabrisas ante los AIYOOOS y exclamaciones de un monton de diminutos testigos de la Revolucion Cultural, tú veras lo que haces.
2/ Si el autobús es el rey de la carretera, el jubilado chino es el rey del autobús. Este es su feudo y su castillo rodante, y mientras se desplazan hacia su reserva al aire libre en el Parque LuXun (AKA Parque Luisín) para dar paseos, bailar y cantar a grito pelado en karaokes improvisados, te lo harán saber utilizando el lenguaje universal del codo en los riñones. A diferencia del metro, donde impera la ley del gremlin y la jungla, en los autobuses SI hay que cederle el asiento a los lao ren, embarazadas y gente que viaja con niños, pero sobre todo, a los lao ren, así que:

– Como la media de edad de los usuarios está en esa franja indeterminada entre los 75 y los 150,  si estás en edad de trabajar no vas a poder sentarte mas de tres minutos seguidos jamás, a menos que el autobús este prácticamente vacío (y eso es casi tan raro como encontrarse dinero en la calle). En cuanto apoyes tu gordo culo laowai en el asiento, el autobús llegara a la siguiente parada a escandalosas velocidades, aparecerá una diminuta y adorable anciana y tendras que levantarte entre Xiexies y Qingwens si no quieres que se te caiga la cara de vergüenza,  así que en mi opinion no merece la pena ni intentarlo.

– Ya os he comentado en alguna ocasión que los jubilados chinos son asombrosamente fuertes y ágiles, como gimnastas deportivas atrapadas en cuerpos octogenarios y creo que esto no se debe tanto al tai chi como a utilizar durante años los autobuses de línea. Cuando una se sube a un autobús, además de agarrarse fuerte e intentar mantener el equilibrio hay que desplazarse de manera más o menos sutil entre parada y parada para acercarse a la puerta de salida, en un ejercicio similar al que haría una Nadia Comaneci de andar por casa entre punto y punto de agarre. Es inevitable llevarse algún que otro empujón y que alguna señora de 1,20 metros se te cuele por debajo del sobaco. Que no cunda el pánico, depurareis vuestra técnica según os vayais acercando a los 60.

deesa

– Los lao ren han desarrollado un método infalible para comunicarse con los conductores/as, y es gritarles al alimón. Por ejemplo, cuando el autobús toma una curva cerrada o va realmente deprisa, o un pasajero  especialmente decrépito tropieza, TODO el autobús entona un sonoro AIYOOOO, o UUUUHHHH, o OOOOOHHHH. Os animo a que os sumeis al coro ululante, porque relaja muchísimo y además es muy divertido imaginarse la escena desde fuera: el conductor con cara de velocidad, el autobús a 120 por hora sin rozar prácticamente el suelo, los venerables señores gritando AIYOOOO… En fin.

– Os comentaba que hay que ir desplazandose poco a poco hacia la puerta de salida, pero es MUY importante no ponerse justo delante de la puerta hasta llegar a vuestra parada. ¿Por qué? Muy sencillo: si os poneis justo a un lado, las puertas se abren como un resorte y es fácil hacerse daño, y si os poneis justo en el centro, en unos segundos os veréis atrapados entre la masa de ancianos venerables que avanza desde la puerta de entrada y la horda de los que vienen de la parte trasera del autobús y quieren bajar; las leyes de la física harán de las suyas y el rozamiento entre dos masas aceleradas que se mueven en direcciones opuestas originaría un efecto de TORSIÓN  sobre vosotros, vuestro bolso, vuestros cascos, vuestro café cutre del Lawson… que os hará girar como una estúpida peonza laowai ante las risas del resto de los pasajeros. Es muy desagradable, así que hacedme caso y colocaros cerca de la puerta, pero no DEMASIADO cerca.

Esto ha sido todo, otro dia hablaremos de taxis, motocarros y otros métodos de transporte. Au revoir!

GrindhouseDeathProof1

Hoy he visto a una señora (china) como de 200 años y 1,10m de estatura conseguir un asiento en el metro a las nueve de la mañana.

A vosotros, decadentes burgueses xipanyoles, acostumbrados a vuestro abono transporte mensual y a los amplios vagones y relativa ausencia de masa  humana en el  transporte público, esto no os llamará demasiado la atención; pero que sepáis que aquí en la Perla de Oriente, conseguir un asiento en el metro en hora punta equivale mas o menos a encontrarte un diamante del tamaño de un huevo de paloma tirado en la calle, tengas la edad que tengas.

box office

No penseis, ni por un instante, que la heroína de nuestra historia consiguió tan preciado bien gracias a lo que Tenessee Williams llamaría “la bondad de los extraños” o a esas ideas  pseudoculturales que atesoráis en la cabecita acerca del respeto oriental a los mayores, la vergüenza propia/ajena, la educación entre pasajeros, la civilización milenaria, etc…  Aquí, un vagón de metro cualquiera, entre las 7 y las 9 am, y las 17:00 y las 19:00 pm es como una caja de carton llena de gremlins en modo pasivo/agresivo, con el cuchillo en los dientes, el mobile device en la mano y los cascos en las orejas (usuario joven) o bien, el carrito absurdo lleno de trastos, la bolsa de plastico de 1,50x1m, la maleta trolley o el carrito de bebe con niño retorciendose dentro  (usuario tirando a viejuno)

20140911_10514320140911_104930

Entonces, ¿cómo consiguió nuestra venerable amiga, de unos 35 kg de peso y no mucho mas alta que un taburete de bar, sentarse en un entorno, digamos, hostil a sus intereses?  Usando, lo que voy a llamar, al mas puro estilo chino, la Infalible Infalible Fantástica Técnica Asombroso Uderzo, (en homenaje al mas querido de los padres de Astérix).

asterix05

En realidad, la técnica propiamente dicha es de un simple que asusta, pero no por ello menos efectiva. Una de esas ideas brillantes a la par que sencillas, pero con cierto riesgo de exclusion social en su ejecución (como el botellón. comer con las manos, salir en pijama a la calle o dejar de depilarse definitivamente) De todas formas, si por cualquier motivo os encontráis aislados en mitad de una muchedumbre con una altura media superior a la vuestra,  como una manifestación, un concierto, o una asamblea de esas de hacer cosas con las manitas, os la recomiendo encarecidamente. Ahi va:

1 Coloquese en posición erguida, o anatómica

2 Estire su brazo derecho en paralelo al suelo

3 Doble el codo derecho 90 grados, hasta que parezca el de un soldado romano de tebeo Pro-Galia en Formacion Tortuga, pero sin escudo.

4 Avance, imparable, diminuto y descontrolado, girando el cuerpo SIN PERDER LA POSICION hasta alcanzar el objetivo. Si su altura es proporcionalmente inferior a a de la caja de gremlins en, al menos, un 20%, su codo alcanzará en la mayoría de los casos organos vitales sensibles a un contacto firme y doloroso (lease: hígado, riñones, bazo, etc…)

5 Ignore totalmente a cualquier otra persona que aceche el asiento en cuestión. Las mutilaciones, embarazos, peso extra-físico a cargar, infantes en brazos, etc… nunca deben ser un obstáculo para que su culo se deslice en el asiento momentos ANTES de que su antecessor se haya levantado del todo. Recuerde, antes, no despues.

6 Relájese y disfrute de su conquista y de las miradas rasgadas llenas de evidente envidia y rencor que in duda cosechará en este delicioso ambiente

20141110_18461420141110_184629

20141105_184616

Hoy es 1 de Octubre, Dia de la Nación aquí en el Mandato en el Cielo. Hace un año exacto que me vine a China a probar suerte, y os puedo decir que pasado este tiempo, las cosas han ido, en general, bastante bien. Muchas veces echo de menos Xipanya con una nostalgia fadista digna de Amalia Rodrigues, adaptarse resulta sumamente duro, amiguitos, (aunque muy divertido a ratos), sigo hecha una analfabeta funcional y en ocasiones, esto no parece otra cosa que un manicomio disfrazado de casino de Las Vegas y rezo a Crom por un lanzallamas portátil, como bien sabéis los que me leéis en facebook. Pero por otra parte, tengo que reconocer que en muchos aspectos, el País del Centro se ha portado bastante bien conmigo, sobre todo en los laborales, y a eso veníamos.


En estos meses, mi status como laowai culogordo ha pasado de pseudo estudiante y freelance ocasional a Alien Worker de casi pleno derecho, ejerciendo además mi profesión habitual, que es el diseño gráfico.  Teniendo en cuenta el panorama en Xipanya, tanto para el trabajador en general como para el dedicado a la cosa gráfica; las condiciones en China (obviando toda su leyenda negra sobre explotaciones diversas y timos al laowai) son en mi experiencia bastante mejores que en mi país de origen, sobre todo en lo que a contratación y trato al empleado se refiere. La diferencia, y ya siento decirlo, viene a ser la misma que la que hay entre comerse un dalky del Día (marca Día) y un coulant de chocolate en un restaurante de una estrella Michelín. Analicemos:

coulant-2-chocolandia-blog-del-chocolate

  • Aunque adoro trabajar como freelance, porque odio vestirme para la oficina, me encanta trabajar en casa y me permite conocer a mucha gente distinta, esa figura laboral no existe como tal aquí en China; o eres empresario, o eres currito, y eso a la larga iba a resultar un problema, cara a visados y sobre todo, a pago de impuestos. Por otra parte, aunque trabajando como freelance con agencias chinas (con base aquí en Shanghai y en Singapur, no chinas 100%) no he tenido ningún problema (gente organizada, muy trabajadora, que paga al día, con un ambiente estupendo, en un entorno en el que tus jefes te valoran el trabajo, etc…) el flujo de trabajo no era ni mucho menos constante, y otros clientes, en concreto, empresas españolas, no respondían ni de lejos tan bien (porque no es normal, o al menos, no muy conveniente que tarden más de seis meses en pagarte por un proyecto, ni que ni se respeten decisiones de diseño, ni se cumplan los plazos de entrega por sistema, ni se incluyan las fotos de agencia en un presupuesto, ni que pretendan sacar lo que cuestan esas fotos del ya escaso presupuesto de diseño, o sea, el mío). Así que decidí sacrificar mi libertad freelancera para conseguir más estabilidad y hacer algún contacto, aunque sé que la cabra tira al monte y volveré a la oficina en casa en algún momento.

 

  • Partiendo de la base de que tengo cierta experiencia profesional en lo mío, un book bastante decente y ya cierta edad, realmente, no sabía a qué atenerme. La lógica indicaba que tenía posibilidades, la experiencia previa en el País del Dalky (marca Día), apuntaba a que me iba a dar una castaña como un piano, pero había que probar suerte. Ni corta ni perezosa, dediqué una semana a pulir mi book y página web, actualizar el linkedin y el domingo, en vez de descansar, me dediqué a mandar correos con mi CV, pretensiones económicas y aviesas intenciones a todos los estudios, agencias de publicidad y editoriales que encontré y a comer patatas fritas con auténtica ansiedad. En total, un paquete de Pringles, una bolsa de Cheetos y unos 200 emails.

 

  • Resultado: el 70% de los correos tuvieron respuesta, y de hecho, me siguen llegando emails de vez en cuando (los envié en junio). De todas estas respuestas, alrededor del 60% fueron amables negativas, bien porque no necesitaban a nadie, bien porque no les interesaba mi perfil chinoanalfabeto y más bien analógico. Las respuestas positivas se tradujeron en un buen número de entrevistas de trabajo, alrededor de 18, que hice en un plazo de quince agotadores días. El trato, en cada una de ellas, fue exquisito. Todos los entrevistadores se habían tomado la molestia, ya no de leerse el CV, sino de mirarse el book de cabo a rabo (y no es un book corto), informarme de la actividad de la empresa y las condiciones económicas, y lo más importante: decirme inmediatamente si el perfil les interesaba o no. Nada de “ya te llamaremos”, nada de esperar correos que nunca llegan, nada de falsos autónomos ni cochinadas con el dinero, ni con la visa de trabajo. También me felicitaron por las ilustraciones, y os puedo jurar que es en Xipanya es algo que no me ha pasado JAMÁS en una entrevista, o al menos no sin que me pidiesen una gratis justo después y llevo en esto unos quince años. Varias de las personas con las que me entrevisté me tienen añadida a linkedin, aunque no llegásemos a un acuerdo, y ya os digo, a día de hoy, me siguen proponiendo freelances, entrevistas, o directamente ofertas de trabajo.

    La única excepción a esta norma fue un estudio de diseño rarísimo. El jefe, que era todo un personaje, hablaba inglés como Emilio Botín (DEP) y estuvo más bien disperso mirándose las uñas hasta que empezamos a hablar de dinero. Me hizo la entrevista en un despacho infecto, con una tonelada de papeles encima de la mesa y una máquina de remos en el suelo. Pagaban poco, unos 900 euros al cambio, me pidieron una ilustración de prueba, se la entregué y nunca más se supo. Os diré que casi me molesta menos que no me hayan pagado la ilustración que averiguar si efectivamente usaba la máquina de remos en horario laboral, o para qué demonios quería allí aquel chisme. Quizás fuese fan de House of Cards, de Van Damme o se le había caído a alguien de un camión. Nunca lo sabremos.

rower

  • Finalmente, recibí un par de ofertas en firme y me decidí por un estudio pequeño de la zona de Jingan Temple, con gerencia mixta, mitad china, mitad inglesa. Me había recomendado la gente con la que trabajé de freelance, algo que les agradeceré ad nauseam, y en general no me puedo quejar, o no mucho. El sueldo está bastante bien (1200 euros al cambio, impuestos y seguro médico aparte, con el nivel de vida y gasto que tengo aquí, me permite hasta ahorrar y darme algún capricho)  comida incluida ( y nada de piojosos cheques restaurante eh, auténtica y deliciosa comida china casera, preparada por una auténtica y deliciosa señora china que me dan ganas de abrazar a diario), compañeros de trabajo agradables, chinos y franceses; buen ambiente y no demasiado lejos de mi casa (aunque los viajes en metro sean casi como el tren ese de Snowpiercer, en el vagón de cola)

showpiercer-1-hp

Resumiendo, la experiencia de buscar y encontrar trabajo aquí, está como decía al principio, a años luz de la que podría haber tenido en Xipanya hoy. Si os dedicáis al diseño, sobre todo al diseño web, tenéis buen inglés, o mejor aún, buen chino y estáis pensando en emigrar, China me parece una buena opción, con muchísimas empresas en las que probar suerte y desde luego ganas de contratar a gente que sepa lo que hace. Y pagarles, obviamente.

Por supuesto, no todo es un camino de rosas, y otro día os contaré, por ejemplo, el rocambolesco proceso administrativo para conseguir el visado de trabajo+permiso de trabajo+permiso de residencia, que aún no he concluido y que hará las delicias de los fans de Franz Kafka,  Kraftwerk  y las fotos de carnet a toneladas.

portada-fotografias-artisticas-e-historicas-sobre-china

Trabajar aquí también tiene sus contras, obviamente. Aquí ya no es que no haya café para todos, es que no hay café PARA NADIE. Trabajan como auténticas mulas, ocho horas sin descanso, ni charletas, ni nada de nada, si acaso un par de cigarrillos furtivos y para de contar. Comen en media hora, o menos, el ritmo de trabajo es infernal y la dedicación absoluta. No es que esto sea en si malo, y a lo mejor estoy quedando de vaga, pero creo que en trabajos creativos, dedicar un rato a charlar con los compañeros, de tipografía, de cine, o del tiempo, buscar referencias y descansar un poco la cabeza es fundamental para la calidad del trabajo, también tomarse las cosas con cierta calma, y mimo, y aquí eso desde luego, se estila poco.

El diseño gráfico es diseño, aquí, en Xipanya y en la luna, y lamentablemente el mercado chino reproduce (o adopta, no me queda claro) muchos de los vicios occidentales en lo que a trabajo diseñil se refiere,  hasta el punto en el que estoy por jurar que hay en algún rincón de China un Álvaro Sobrino velando por la profesión en los mismos términos, o al menos debería.

Muchos clientes, y esto según me comentaban los de la agencia en la que trabajé de freelance es cultural 100%, tiran de despotismo imperial a la hora de trabajar. Negocian presupuestos hasta la ultimísima coma y exigen sumisión total y absoluta a cambio de sus yuanes; si te toca algo de moda o lo que viene llamándose life style, Crom te pille confesada, porque a tu alrededor todo el mundo se convertirá en una Diana Vreeland de quinta categoría,  ojos rasgados y estrecha cartera… Nada nuevo, me diréis, pero si además lo mezclas con las diferencias culturales y de mercado, que son bastantes, el analfabetismo funcional y el inglés ratonero (mío, no de ellos, se entiende, aunque lo del inglés es vicio compartido) que complican enormemente la comunicación, y el ingente volumen de trabajo, puedes acabar volviéndote a ratos un remedo desquiciado de Mad Max o la loca de Audition y echando de menos incluso a Mariano Plasmático y su videoarte, las colas del INEM y el vuelva usted mañana.

6a00e552985c0d8833017d427ef743970c-500wi

Con todo, diseñatas, os animo a venir y probar. Corremos el riesgo de que esto sea otra burbuja de diseño, como la que vivió Xipanya hasta 2000 y pico, tan vinculada a la inmobiliaria y al síndrome olímpico, y que aquí parece tener un gemelo obeso y desquiciado (aunque comunista y eso puede acabar salvándo los trastos, para bien o para mal) y que en unos años se vaya todo a hacer puñetas, pero al menos estaréis una buena temporada sin probar laboralmente un maldito Dalky, que ya es mucho, y Xipanya no se va a mover del sitio. Hasta otra!

37549954

El viernes pasado tuve mi primer encuentro con el mundo del crimen y el delito aquí en la Perla del Oriente. No te preocupes madre, que la cosa acaba bien y fue bastante gracioso en el fondo.

Venía yo muy contenta de tomarme una cerveza en el ghetto internacional de Yongkang Lu (un sitio curioso que merece un post aparte) con el Sr. Creus y el Sr. Muñoz, pensando en cenar algo si Pablo Laopan estaba despierto y en lo mucho que me agobia tener que coger el metro en Rénmín Guǎngchǎng  (también conocida como People Square, y en círculos hispanohablantes como La Plaza del Pueblo, en honor al mítico tema de Tequila).

Para poneros en situación: el intercambiador de People Square es un asco de sitio, espantosamente grande, muy mal diseñado y lleno de gente con una prisa horrible. Recuerda una barbaridad a los hormigueros furiosos de Cuando ruge la marabunta, pero en deprimente y con empujones de los que duelen. Yo por no tener que pasar por allí pago dinero, o al menos me desvío un par de estaciones para coger la línea 3, que está mucho menos frecuentada y además no es subterránea (y esto si te gusta leer y los paisajes de rascacielos envueltos en niebla y neones siempre es un plus), pero se acercaban las once de la noche, que es cuando el metro se convierte aquí en calabaza, y como no me la quería jugar,  me decidí a coger la línea 8 en People Square.

Y allí estaba yo, en el andén del metro, rodeada por otras mil personas con ganas de llegar a su casa, comiéndome empujones con el bolso al hombro. Consigo introducirme en el vagón, me doy la vuelta y me encuentro el siguiente cuadro: 

Un tipo, en la segunda fila de chinos ansiosos por subir al vagón, sustraía con infinita delicadeza, cuidado y absoluta concentración, mi preciado monedero del bolso. Dada la naturaleza del monedero (enorme y lleno de lentejuelas negras), la mano contorsionada por encima de todas las cabezas orientales, la cara de estar operando a corazón abierto y sobre todo la velocidad de grabación hiperlenta, como a 240 fotogramas por segundo, del evento, resultaba todo más bien ridículo.

Pero me estaban robando, y reaccioné… Muy despacito, con la misma calma pasmosa, le quité el monedero de la mano, lo guardé en el bolso, sonreí y le dije a grito pelado, en perfecto y sonoro castellano:

– PEEEEEEERO TÚ DE QUE VAS, LADRÓN, PAYASO, DESGRACIADO. TE VOY A MATAR!

Una chica que iba a mi lado puso una cara tal que así:

Imagen

El tipo se retiró muy lentamente, las puertas del metro se cerraron y le dije a la chica

-¿PERO TU HAS VISTO QUE CARA MAS DURA? ESTO ES INCREIBLE.

Y ella hizo otra vez

Imagen

Supongo que habréis oido mil veces esa frase de Carlos I de Xībānyá y V de Déguó : “Hablo en italiano con los embajadores; en francés, con las mujeres; en alemán con los soldados; en inglés con los caballos y en español con Crom.” El Xibanyol también es perfecto para insultar a ladrones y quejarse, os lo puedo jurar.

Aquí el cuerpo del delito

 


Imagen
Tengo que reconocer que la primera vez que me robaron en Madrid, por muy estúpido que os parezca el comentario, me hizo cierta ilusión, por motivos de integración principalmente, que te roben la cartera en Madrid es casi un rito de iniciación. También una putada, obviamente, pero no conozco a ningún madrileño que no haya sido atracado, robado o perseguido por skinheads o miembros de otras tribus mas o menos descerebradas y que no lo cuente con cierto orgullo callejero, o al menos como una anécdota graciosa (algunas realmente muy graciosas) sin ningún tipo de drama de por medio. Citando a un amigo mío, “…Antes aquí el chandal de yonki era como el traje regional.”

Sin embargo, que te roben la cartera en una ciudad en la que la policía viaja en carritos de golf, es definitivamente de panoli, Laowai culogordo tenía que ser, aunque hasta cierto punto, que haya sido a cámara lenta, con lentejuelas de por medio y sobre todo que haya pillado in fraganti al infractor, restaura de alguna manera mis puntos de autoestima y la cosa se queda más o menos como estaba.

Imagen

 

 

A %d blogueros les gusta esto: