Archivos para la categoría: integracionismo

Hoy es 1 de Octubre, Dia de la Nación aquí en el Mandato en el Cielo. Hace un año exacto que me vine a China a probar suerte, y os puedo decir que pasado este tiempo, las cosas han ido, en general, bastante bien. Muchas veces echo de menos Xipanya con una nostalgia fadista digna de Amalia Rodrigues, adaptarse resulta sumamente duro, amiguitos, (aunque muy divertido a ratos), sigo hecha una analfabeta funcional y en ocasiones, esto no parece otra cosa que un manicomio disfrazado de casino de Las Vegas y rezo a Crom por un lanzallamas portátil, como bien sabéis los que me leéis en facebook. Pero por otra parte, tengo que reconocer que en muchos aspectos, el País del Centro se ha portado bastante bien conmigo, sobre todo en los laborales, y a eso veníamos.


En estos meses, mi status como laowai culogordo ha pasado de pseudo estudiante y freelance ocasional a Alien Worker de casi pleno derecho, ejerciendo además mi profesión habitual, que es el diseño gráfico.  Teniendo en cuenta el panorama en Xipanya, tanto para el trabajador en general como para el dedicado a la cosa gráfica; las condiciones en China (obviando toda su leyenda negra sobre explotaciones diversas y timos al laowai) son en mi experiencia bastante mejores que en mi país de origen, sobre todo en lo que a contratación y trato al empleado se refiere. La diferencia, y ya siento decirlo, viene a ser la misma que la que hay entre comerse un dalky del Día (marca Día) y un coulant de chocolate en un restaurante de una estrella Michelín. Analicemos:

coulant-2-chocolandia-blog-del-chocolate

  • Aunque adoro trabajar como freelance, porque odio vestirme para la oficina, me encanta trabajar en casa y me permite conocer a mucha gente distinta, esa figura laboral no existe como tal aquí en China; o eres empresario, o eres currito, y eso a la larga iba a resultar un problema, cara a visados y sobre todo, a pago de impuestos. Por otra parte, aunque trabajando como freelance con agencias chinas (con base aquí en Shanghai y en Singapur, no chinas 100%) no he tenido ningún problema (gente organizada, muy trabajadora, que paga al día, con un ambiente estupendo, en un entorno en el que tus jefes te valoran el trabajo, etc…) el flujo de trabajo no era ni mucho menos constante, y otros clientes, en concreto, empresas españolas, no respondían ni de lejos tan bien (porque no es normal, o al menos, no muy conveniente que tarden más de seis meses en pagarte por un proyecto, ni que ni se respeten decisiones de diseño, ni se cumplan los plazos de entrega por sistema, ni se incluyan las fotos de agencia en un presupuesto, ni que pretendan sacar lo que cuestan esas fotos del ya escaso presupuesto de diseño, o sea, el mío). Así que decidí sacrificar mi libertad freelancera para conseguir más estabilidad y hacer algún contacto, aunque sé que la cabra tira al monte y volveré a la oficina en casa en algún momento.

 

  • Partiendo de la base de que tengo cierta experiencia profesional en lo mío, un book bastante decente y ya cierta edad, realmente, no sabía a qué atenerme. La lógica indicaba que tenía posibilidades, la experiencia previa en el País del Dalky (marca Día), apuntaba a que me iba a dar una castaña como un piano, pero había que probar suerte. Ni corta ni perezosa, dediqué una semana a pulir mi book y página web, actualizar el linkedin y el domingo, en vez de descansar, me dediqué a mandar correos con mi CV, pretensiones económicas y aviesas intenciones a todos los estudios, agencias de publicidad y editoriales que encontré y a comer patatas fritas con auténtica ansiedad. En total, un paquete de Pringles, una bolsa de Cheetos y unos 200 emails.

 

  • Resultado: el 70% de los correos tuvieron respuesta, y de hecho, me siguen llegando emails de vez en cuando (los envié en junio). De todas estas respuestas, alrededor del 60% fueron amables negativas, bien porque no necesitaban a nadie, bien porque no les interesaba mi perfil chinoanalfabeto y más bien analógico. Las respuestas positivas se tradujeron en un buen número de entrevistas de trabajo, alrededor de 18, que hice en un plazo de quince agotadores días. El trato, en cada una de ellas, fue exquisito. Todos los entrevistadores se habían tomado la molestia, ya no de leerse el CV, sino de mirarse el book de cabo a rabo (y no es un book corto), informarme de la actividad de la empresa y las condiciones económicas, y lo más importante: decirme inmediatamente si el perfil les interesaba o no. Nada de “ya te llamaremos”, nada de esperar correos que nunca llegan, nada de falsos autónomos ni cochinadas con el dinero, ni con la visa de trabajo. También me felicitaron por las ilustraciones, y os puedo jurar que es en Xipanya es algo que no me ha pasado JAMÁS en una entrevista, o al menos no sin que me pidiesen una gratis justo después y llevo en esto unos quince años. Varias de las personas con las que me entrevisté me tienen añadida a linkedin, aunque no llegásemos a un acuerdo, y ya os digo, a día de hoy, me siguen proponiendo freelances, entrevistas, o directamente ofertas de trabajo.

    La única excepción a esta norma fue un estudio de diseño rarísimo. El jefe, que era todo un personaje, hablaba inglés como Emilio Botín (DEP) y estuvo más bien disperso mirándose las uñas hasta que empezamos a hablar de dinero. Me hizo la entrevista en un despacho infecto, con una tonelada de papeles encima de la mesa y una máquina de remos en el suelo. Pagaban poco, unos 900 euros al cambio, me pidieron una ilustración de prueba, se la entregué y nunca más se supo. Os diré que casi me molesta menos que no me hayan pagado la ilustración que averiguar si efectivamente usaba la máquina de remos en horario laboral, o para qué demonios quería allí aquel chisme. Quizás fuese fan de House of Cards, de Van Damme o se le había caído a alguien de un camión. Nunca lo sabremos.

rower

  • Finalmente, recibí un par de ofertas en firme y me decidí por un estudio pequeño de la zona de Jingan Temple, con gerencia mixta, mitad china, mitad inglesa. Me había recomendado la gente con la que trabajé de freelance, algo que les agradeceré ad nauseam, y en general no me puedo quejar, o no mucho. El sueldo está bastante bien (1200 euros al cambio, impuestos y seguro médico aparte, con el nivel de vida y gasto que tengo aquí, me permite hasta ahorrar y darme algún capricho)  comida incluida ( y nada de piojosos cheques restaurante eh, auténtica y deliciosa comida china casera, preparada por una auténtica y deliciosa señora china que me dan ganas de abrazar a diario), compañeros de trabajo agradables, chinos y franceses; buen ambiente y no demasiado lejos de mi casa (aunque los viajes en metro sean casi como el tren ese de Snowpiercer, en el vagón de cola)

showpiercer-1-hp

Resumiendo, la experiencia de buscar y encontrar trabajo aquí, está como decía al principio, a años luz de la que podría haber tenido en Xipanya hoy. Si os dedicáis al diseño, sobre todo al diseño web, tenéis buen inglés, o mejor aún, buen chino y estáis pensando en emigrar, China me parece una buena opción, con muchísimas empresas en las que probar suerte y desde luego ganas de contratar a gente que sepa lo que hace. Y pagarles, obviamente.

Por supuesto, no todo es un camino de rosas, y otro día os contaré, por ejemplo, el rocambolesco proceso administrativo para conseguir el visado de trabajo+permiso de trabajo+permiso de residencia, que aún no he concluido y que hará las delicias de los fans de Franz Kafka,  Kraftwerk  y las fotos de carnet a toneladas.

portada-fotografias-artisticas-e-historicas-sobre-china

Trabajar aquí también tiene sus contras, obviamente. Aquí ya no es que no haya café para todos, es que no hay café PARA NADIE. Trabajan como auténticas mulas, ocho horas sin descanso, ni charletas, ni nada de nada, si acaso un par de cigarrillos furtivos y para de contar. Comen en media hora, o menos, el ritmo de trabajo es infernal y la dedicación absoluta. No es que esto sea en si malo, y a lo mejor estoy quedando de vaga, pero creo que en trabajos creativos, dedicar un rato a charlar con los compañeros, de tipografía, de cine, o del tiempo, buscar referencias y descansar un poco la cabeza es fundamental para la calidad del trabajo, también tomarse las cosas con cierta calma, y mimo, y aquí eso desde luego, se estila poco.

El diseño gráfico es diseño, aquí, en Xipanya y en la luna, y lamentablemente el mercado chino reproduce (o adopta, no me queda claro) muchos de los vicios occidentales en lo que a trabajo diseñil se refiere,  hasta el punto en el que estoy por jurar que hay en algún rincón de China un Álvaro Sobrino velando por la profesión en los mismos términos, o al menos debería.

Muchos clientes, y esto según me comentaban los de la agencia en la que trabajé de freelance es cultural 100%, tiran de despotismo imperial a la hora de trabajar. Negocian presupuestos hasta la ultimísima coma y exigen sumisión total y absoluta a cambio de sus yuanes; si te toca algo de moda o lo que viene llamándose life style, Crom te pille confesada, porque a tu alrededor todo el mundo se convertirá en una Diana Vreeland de quinta categoría,  ojos rasgados y estrecha cartera… Nada nuevo, me diréis, pero si además lo mezclas con las diferencias culturales y de mercado, que son bastantes, el analfabetismo funcional y el inglés ratonero (mío, no de ellos, se entiende, aunque lo del inglés es vicio compartido) que complican enormemente la comunicación, y el ingente volumen de trabajo, puedes acabar volviéndote a ratos un remedo desquiciado de Mad Max o la loca de Audition y echando de menos incluso a Mariano Plasmático y su videoarte, las colas del INEM y el vuelva usted mañana.

6a00e552985c0d8833017d427ef743970c-500wi

Con todo, diseñatas, os animo a venir y probar. Corremos el riesgo de que esto sea otra burbuja de diseño, como la que vivió Xipanya hasta 2000 y pico, tan vinculada a la inmobiliaria y al síndrome olímpico, y que aquí parece tener un gemelo obeso y desquiciado (aunque comunista y eso puede acabar salvándo los trastos, para bien o para mal) y que en unos años se vaya todo a hacer puñetas, pero al menos estaréis una buena temporada sin probar laboralmente un maldito Dalky, que ya es mucho, y Xipanya no se va a mover del sitio. Hasta otra!

37549954

¡Hola a todas! Da4jia1hao3!

Hoy inauguramos esta nueva sección a la que he dado en llamar semana del conocimiento chino.

china-flag

Cual es nuestro objetivo: Nuestro objetivo es que lleguéis si no a amar, al menos a conocer a vuestros nuevos amos.

Cuales serán los contenidos: De todo tipo ge4zhong3ge4yang4de.

Pero, ¿por qué tengo yo que aprender nada nuevo?

Tesis: Haced memoria, ¿Sabéis cuál es el himno de EEUU? Sí. ¿Sabéis incluso quién lo compuso? Claro, gracias Los Simpsons ¿Sabéis quién gobierna América?1 Check. Sabéis cuales son los principales partidos políticos y sus órganos de gobierno. Sabéis porque su bandera tiene 51 estrellas, sabéis que el 4 de Julio hay que ponerse muy contento y que el 11 de Septiembre muy tristes. Incluso sabéis cual es su deporte nacional; efectivamente: exportar democracia chu3kou3min2zhu3.

Antítesis: ¿Qué sabéis de la República Popular China? Con un poco de suerte alguno dirá que esta presidida por la momia de Mao, que su capital es el Politburo y que la bandera es roja con unas estrellas que no sabéis que representan. Sabéis que en China hay muchos chinos, muchos, sí. Pero cuantos son muchos, eso no lo tenéis tan claro ¿eh, pillines? Y así podría seguir toda la noche, pero no es plan.

Síntesis: No, y digo no, estáis preparados para el nuevo paradigma.

Es obvio que necesitáis directrices básicas y algunos datos concisos para que sepáis que hacer cuando las columnas acorazadas empiecen a salir de del bunker secreto situado bajo el polígono de Cobo Calleja.

Os las intentare dar sin aburriros demasiado.

Como hoy me siento musical, vamos con el himno.

Titulo del tema: “La marcha de los voluntarios” yi4yong3jun1jin4xing2qu3.

Año de composición: se adopto una partitura del compositor Nie Er, compuesto para un película sin duda interesantisima 风云儿女2 . Sobre esta, el poeta Tian Han escribió una letra acorde a los tiempos que corrían (lo que comúnmente se llama una guerra) en 1935. En 1949 se adopto como himno oficial de la RPCh y como tal esta recogido en la constitución xian4fa3.

Algunos datos biográficos de los autores: Nie Er fue un joven prodigio, espectacular estudiante y ávido estudioso de la música tradicional china. Llego a ser responsable de la sección sonora de uno de los mayores estudios cinematográficos de Shanghai a los 21 años. Rogelio como el solo, se unió a la liga de escritores y artistas izquierdistas. Murió a los 23 años en Japón, ahogado mientras hacia natación. Que hacía un chino, rojeras reconocido, como él dándose bañitos en un Japón Imperial ya en guerra con China, es un misterio.

Tian Han llego a viejo como ministro de cultura de la recién formada nueva china xin1zhong1guo2.

¡Bien por el camarada Tian Han!

Notas para la correcta apreciación musical de esta pieza.

Como sé que sois una generación, a la que voy a definir mordiéndome la lengua como, muy visual, usare en mi beneficio, y el vuestro, esta representación pictórica de la marcha de los voluntarios.

71cf3bc79f3df8dc4b7592e1cd11728b47102871

Impregnad la retina con estos vibrantes rojos y dejad que mis palabras (en realidad las de Baidu3 penetren en vuestros cerebros.

Allá donde se represente (la marcha de los voluntarios), simboliza la llama que, en defensa de su patria y su nación, inflama el indomable espíritu de lucha y la dignidad del pueblo chino, y que no puede ser apagada.

Wow ai4you3, creo que tendré que buscar otra canción que silbar. Difícil tarea.

Un himno nacional muy pegadizo.

O si no colijan ustedes mismos de la audición de la pieza. Intenten no acompañarla si son capaces.

¡Alzaos!

Qi3lai2!

Aquellos que no queréis ser esclavos

bu2yuan4zuo4nu2li4deren2men

Con nuestra sangre y nuestra carne,

ba3wo3mendexue4rou4,

Construiremos nuestra nueva gran muralla

zhu4cheng2wo3menxin1dechang2cheng2

Ha llegado el momento más azaroso para la nación china

zhong1hua4min2zu4dao4lezui4wei1xian3deshi2hou4

Levantémonos tras este último rugido4.

mei3gederen2menbei4po4zhefa1chu4zui4hou4dehou3sheng1

¡Alzaos! ¡Alzaos! ¡Alzaos!

qi3lai2 qi3lai2qi3lai2

Un solo corazón late en nuestros diez mil pechos

wo3menwan4zhong4yi4xin1

¡Avancemos enfrentándonos al fuego enemigo!

mao4zhedi2ren2debao1huo3qian2jin4!

¡Avancemos enfrentándonos al fuego enemigo!

mao4zhedi2ren2debao1huo3qian2jin4!

¡Adelante! ¡Adelante! ¡Adelante!

Qian2jin4Qian2jin4jin4!

Que bonito, por Mao.

Y así nos despedimos, buenas noches wan3an1, dulces príncipes.

1 Bueno, creéis saberlo, bwahahaha.

2 Viento, nube, hijo, hija. :/

3 Baidu es la Wikipedia, Grooveshark, Youtube, Series Yonkis y Google todo en uno. Una gozada.

4 Escucha mi rugido es el lema de la casa Lannister.

…esta es mi primera entrada, como podréis ver vosotros solos.

First things first:

Os informo que es mi intención introducir en mis contribuciones vocablos chinos. De este modo mientras os deleíto con mis cosas, os educare para afrontar un nuevo siglo chino del que lo mejor aun está por venir.

Aceptad que ante la inevitable caída del dólar y el posterior desplome de vuestros actuales amos, el futuro es de los chinos. Sí: ni Pablo Iglesias, ni ostias, los chinos.

Por eso, si sabéis algo de chino, por lo menos podréis aspirar a ponerles las cañas y llevarles los cafés, ah no, que de eso no beben, bueno, da lo mismo, pillais la idea ¿no?

Saludad a vuestros nuevos amos amarillos y dadme las gracias por mis desvelos y por poner tildes.

Así, muy bien. Y ahora concentrad esa neurona rancia que os sirve para no cagaros encima, porque:

De los próximos diez minutos puede depender su futuro económico y el bienestar de los suyos.

Una de las maneras de transcripción fonética, por llamarla algo, que no lo es, pero bueno, de los caracteres chinos es el pinyin y es la que voy a usar, por ser la más utilizada y por ser la oficial.

Si yo me quiero referir a 拼音, voy y escribo pin1yin1, y me quedo tan ancho y a vosotros de poco os serviría, porque si lo pronunciáis como si leyeras español no se iba a enterar nadie de lo que decís. Aunque el chino diga que sí para tangaros aun más dinero.

Así que para que os hagáis una idea de como suena el chino, os pongo este vídeo que lo explica con osos y patos.

¿Mola o no mola? No respondáis todavía, porque antes debeís saber que este vídeo ilustra los cambios mentales que supone vivir X meses en China. Es ver el vídeo y ponerte en el papel del oso, o en el del pato, eso es lo menos, a lo que me refiero es a que comprendes.

Cuando este vídeo no te parece raro, cuando este vídeo es como debería ser cualquier vídeo destinado a niños de 2 a 4 años, cuando este vídeo es tan amable, querible y adorable como Pablo Iglesias, has llegado. Solo queda tirarse un pedo, escupir bien lejos y contar tu fajo de billetes.

O sea que, este vídeo es como vivir dentro de la cabeza de un chino.

Ahora sí: ¿Mola o no mola?

Pero como se consiguen esos sonidos, ¿oh maestro?

Queridos niños, el chino es una lengua que te obliga a poner la lengua en lugares que nunca hubierais imaginado, pero como decía mi profesor de procesos de cocina, seguro que en peores garitas habéis hecho guardia, jajajajjaja.

Guía rápida:

s/z/c La lengua contra los dientes superiores, s sonido sibilante, z vibrante, c explosivo como nuestra ch en CHoCHo (dícese del que chochea)

r/sh/zh/ch La lengua doblada contra el paladar, ¿que como deberían sonar?, pues como en el vídeo, no me atrevo a definirlo.

b/p Suena como la p en Polla, pero en el pinyin p tenéis que dejar los labios fofos y expulsar aire como cuando hacéis los ruiditos que hacéis al leer los comentarios en Jotdown magazine pfffffffffff.

g/k Los dos como c en Culo, pero con labiofofismo para el pinyin k.

d/t Como la t en síndrome de la Tourette, pinyin t, véase p, véase k.

h, Aspirada, NO COMO UNA JOTA, si queréis hacer el ridículo, iros a Londres.

j/q/x Con la lengua apoyada contra los dientes inferiores como al pronunciar la I. Esto provoca que todas las u que siguen a j/q/x se conviertan en ü.

ü Es como la francesa, ponéis los labios como para hacer una u y decís i, diría que es una mariconada pero como ya he dicho que se parece al francés se sobreentiende.

m/n y y/w Igual que las nuestras, en algo nos teníamos que parecer.

Las terminaciones n y ng son muy intuitivas, se pronuncian como parece que se deberían pronunciar. La diferencia es que ng se pronuncia gangosa y a través de la nariz.

Luego hay excepciones, pero ya si eso os las iré recordando cuando salgan.

Los tonos.

1 Corresponde a, ¡Oh sorpresa! el primer tono, es un tono alto sostenido, como si os hubierais pillado el escroto con la cremallera, chicas, buscad el equivalente que mejor os parezca. Os lo podéis encontrar en otros sitios indicado como una raya sobre la vocal de la sílaba, p.e mā

2 O segundo tono es el tono pregunta, ¿como? Pues eso. má

3 O tercerro es el tono Shinnosuke Nohara UuuuuuuuoooOOOO. mǎ

4 Cuarto y último tono, corto y cortante, levemente cabreado. mà

Sin numero, tono neutro, con desgana.

Se fini. Para practicar os dejo esta foto.

zemin

Putin pu3jing1 es el presidente zong2tong31 de Rusia e2luo2si1, Jiang Zemin jiang1ze2min2 es expresidente2 qian2chu3xi2 de la República Popular China Zhong1hua2ren2min2gong4he2guo2, China zhong1guo2 para abreviar suo1duan3. Los dos liang2gedou1 os quieren ai4ni3men mucho hen3duo13

Hasta la siguiente.

1 En realidad es zong3tong3, pero un tercer tono delante de otro tercer tono se convierte en segundo tono.

2 Como podéis ver para cada presidente hay una palabra diferente, en inglés sí que se puede hacer la diferencia entre ellas, president para Putin, chairman para el líder (¿quizás podríamos traducirlo por canciller?) chino, el actual es Xi Jinping,

3 Estrictamente hablando un tercer tono que preceda a una sílaba en primer, segundo o cuarto tono se pronuncia como un cuarto tono ligero, al que llamaremos tono ¾.

Ha llegado la primavera a Shanghai y eso, definitivamente, es buena cosa. No sólo porque por fin puedo salir a dar una vuelta por ahi, para que la gente me mire como si acabase de bajar de un platillo volante, sin tener que ponerme leotardos por debajo de los pantalones, sino también porque con el buen tiempo vuelven a aparecer en nuestras muy contaminadas y futuristas calles algunas de las cosas que hacen grande a esta ciudad, obviando su extensión y su disparatado número de habitantes.

La primera de las grandes cosas que han vuelto es la familia de gatos del huerto al jabón de Marsella. El invierno les ha sentado bien, porque se lo han pasado entero despanzurrando bolsas de basura en la calle para buscar restos de comida rápida, así que se han puesto hermosísimos. Ahora, cuando hace sol, se tumban a echar la siesta en el tejadillo de uralita como unas boas constrictor peludas y sólo se mueven para mirarnos con indiferencia y cierto malestar, cuando salimos a hacer malabarismos para tender la ropa o a limpiar las ventanas. Son la viva imagen de la felicidad primaveral.

La segunda, es que con el buen tiempo la gente se anima a ponerse sus mejores galas y Nanjing Lu y aledaños se convierten en una especie de pasarela de moda surrealista y llena de colores flúor, barrigas al aire y teñidos imposibles. Es muy divertido ver como las nuevas tendencias orientales se combinan con el estilo más bien rancio de los laowais culogordo, y si tienes un poco de suerte puedes hacerte con una colección de looks inolvidables, como el de esta chica que me encontré en el metro. Por respeto a su intimidad, voy a cubrir su mirada con un frame de Doraemon, el Gato Cósmico.

Look chino 2014

La tercera gran venida  ha sido la de las Señoras Que Bailan. No estoy hablando de ningún grupo de facebook formado por irónicos treintañeros submileuristas, sino de auténticos grupos de jubiladas chinas, que para prevenir los estragos de la artritis, se juntan en plazas y parques con un radiocasette a todo volumen para marcarse unos bailes. Verlas es un espectáculo maravilloso, que siempre consigue ponerme de buen humor.

No tienen ningún sentido del ritmo ni miedo al ridículo, ni falta que les hace y se pueden pasar horas enfrente del Vortice del Mal con sus pasodobles, su música tradicional o los grandes exitos de Millie Cyrus, en grupos que van de diez a cincuenta bailarinas o más. Son absolutamente adorables, y en mi opinión, una de las grandes maravillas de China, muy por encima de la Gran Muralla o la Ciudad Prohibida. No me importaría en absoluto que cegasen los Yuyuan Gardens con una generosa capa de cemento y les cediesen el espacio a ellas para practicar. Un bailódromo con bancos para que se sienten los espectadores y calefactores de gas para que podamos verlas también en invierno, eso es lo que nos hace falta en Shanghai.

Aquí os dejo un vídeo de señoras bailando hábilmente sustraído de ChinoChano, uno de los mejores blogs sobre China en habla hispana que se puedan encontrar en la red. No me digáis que no dan ganas de invitarles a café con galletas, o adopatarlas, o al menos darles un abrazo. Son las mejores.

Y para el final, el último gran reencuentro primaveral de este 2014: los vendedores de chuan. Los chuan son unas brochetas, del estilo de los pinchos morunos que se preparan en puestos callejeros desparramados por todo Shanghai.

Se cocinan al carbón, en una especie de barbacoas portátiles, bien untados de polvo de las cinco especias (y también picante, si quieres),  y son una delicia. Un montoncito de chuan con una cerveza son una cena estupenda y baratísima, y el ambiente de los puestos recuerda bastante a las fiestas de los pueblos de España en los 80, con sus mesitas desvencijadas, sus taburetes de plástico y sus vendedores vociferantes y sudorosos. Los cocineros abanican el carbón constantemente con paipáis y van cambiando las brochetas de sitio en la parrilla a toda velocidad, siguiendo algún ritual incomprensible para el profano, y que así los chuan queden al punto, crujientes por fuera y tiernos por dentro. Son unas máquinas y jamás se equivocan con los pedidos, por muchos comensales salivantes y hambrientos que haya esperando.

A diferencia de los pinchos y brochetas españoles, que suelen ser sólo de carne de pollo o de cordero, los chuan  se hacen con cualquier cosa susceptible de ser clavada en un palo, desde pescado, tendón de vaca, setas y corazones de pollo hasta un par de hojas de lechuga, algas o mis favoritos, los de calamar. Aquí os dejo unas fotos que sacamos en Beijing, en una especie de festival del pinchito exótico donde los vendían también hechos con insectos, serpiente, criadillas de cordero, rana y crisálidas de mariposa, todo digno de la imaginación de Suehiro Maruo.

20140204_191049 20140204_191101 20140204_191444 20140204_192121

20140204_191449

Como una va de Miguel de la Quadra Salcedo por la vida, no pude resistirme a probar unos cuantos ante la mirada horrorizada de Pablo Laopan, y os diré que los de serpiente, escorpión y rana me sorprendieron muy gratamente, no tanto los de crisálida, que son directamente repugnantes.

Otra variante del chuan es el dulce, normalmente hechos con fruta (mandarina, fresa, kiwi, fruta dragón, manzana…) o pasta de arroz recubierta con caramelo. Los mejores son los que hacen con una variedad de manzanas locales, pequeñas y muy ácidas. El contraste entre la acidez de la manzana y el caramelo es realmente exquisito.

20140204_192128 20140207_165719 20140207_165725

Y aquí, el hanzi para chuan o pinchito moruno.

pinchito

No me digáis que este no es un país maravilloso.

Como ya sabéis, me he matriculado en Universidad de Estudios Internacionales de Shanghai, en parte para estudiar algo de chino y en parte, no lo voy a negar, para conseguir el visado de seis meses que me permita residir y trabajar aquí. Os confesare que a mi Empollona Interior, después de tantos años acomplejada por haber estudiado una pseudo FP y no haber sufrido el parto de una tesis, le hacía ilusión eso de la Experiencia Universitaria y comprarse portaminas, bolis de esos de cuatro colores y cuadernos del Angry Birds, (está claro que no sabía en que berenjenal nos estábamos metiendo todas mis Petardas Interiores, y que ahora os contare)

El SISU es un sitio bastante curioso y desde luego tiene mucho mas encanto que cualquier facultad española en la que haya puesto un pie. Está lleno de zonas ajardinadas, guardias de seguridad, gatos callejeros y estudiantes en chanclas que van como pollo sin cabeza. Todos los edificios son rosa pastel y tienen letras doradas con el nombre en la entrada: El Gimnasio, El Centro Floral, El Edificio Administrativo… a excepción del edificio número2, que es donde tramitan los papeles de admisión. Esto lo descubrí después de vagar por el campus durante más de una hora y caerme en un par de charcos el día del mini-tifón, que fue cuando decidí pasarme por allí por primera vez.

También tiene una cafetería rollo Starbucks con un café bastante decente, una tienda para comprar refrescos y chucherías, un restaurante que funciona con cupones y una residencia de estudiantes, que de largo es mi edificio favorito. El vestíbulo esta forrado de arriba a abajo con mármol rosa, apliques de plástico dorado y falsas alfombras persas que le dan cierto aire de casino/ prostíbulo de finales del XIX. En la planta baja hay un ATM; no uno, sino dos acuarios enormes flanqueando la recepción; un piano automático, de esos que tocan versiones de los Beatles y el tema principal de Titanic ad nauseam, cristaleras enormes y una máquina para cambiar moneda que habla con el tono exacto de Madre, el ordenador de Alien. Ardo en deseos de ver las habitaciones de estudiantes, aunque me temo que como no tengan falsos biombos antiguos y lámparas forradas de polyester imitación seda me voy a llevar una decepción.

El resto de los edificios no son para nada tan ostentosos, y sospecho que la construcción es un tanto mediocre. Por ejemplo, el día del mini-tifón, la planta baja del numero 2 se inundo completamente, aunque eso no impidió que en un gesto valeroso y muy cimmerio, atravesase aquel charco enorme y consiguiese llegar a la segunda planta a entregar los papeles. No sé si las secretarias de admisión se mostraron impresionadas por el halo heroico que sin duda me acompañaba, porque el maquillaje se me había corrido hasta hacerme parecer uno de los Misfits, o porque iba dejando pequeños charcos de agua sucia a mi paso, pero me dejaron gastar toda su caja de pañuelos de papel y fueron excepcionalmente amables conmigo, así que les he comprado una botella de blanco alsaciano para que se lo tomen a mi salud.

Pasemos al curso académico en si. Yo estoy cursando el grado de principiantes absolutos de chino. No sé el resto de los grupos, pero el mío es una especie de Instituto Degrassi meets United Colors of Benetton, lleno de chavalines con sombreros ochenteros, cabezas a medio rapar y chalecos de plumas venidos de todos los rincones del planeta. El efecto Degrassi se incrementa espectacularmente cuando se sientan a charlar en los descansos en las escaleras de la entrada, ahí casi puedes oír dentro de tu cabeza la sintonía de la serie.

En mi grupo somos 18. Hay cuatro japoneses, dos coreanas, un nutrido grupo de ucranianos, un portugués, dos españoles (El Prenda y yo) una chica francesa, cuatro kazajos, un chico árabe y un suizo. En cuestión de edad, sospecho que soy la más vieja de todos, con la odiosa excepción del Sr. Kimoto, un sesentón japonés que con su sola presencia y sus hanzis perfectos, me recuerda todos los días que el buen estudiante de chino no tiene edad (En defensa del Sr. Kimoto, y mía también, diré que su nacionalidad le hace tener una ventaja competitiva importante en lo que a escritura ideogramática se refiere, aunque los japoneses pronuncian chino incluso peor el español medio. Chúpate esa Kimoto).

En general son chavales muy majos, y ya empiezo a cogerle confianza a la chica francesa, al brasileño y a la chavala kazaja que se sienta a mi lado, que me chiva las respuestas y, como yo, es adicta a los Wrigleys Doublemint sabor limón.

He aprendido a decir hamburguesa, filete de pollo, pierna de pollo y demasiado caro

Hamburguesa:汉堡/hànbǎo/hanpao
Filete de pollo:鸡 排/Jī pái/iiphai
Zanca de pollo:鸡 腿/Jī Tuǐ/ iithui
Demasiado caro: 太贵了/tài guì le/thai kui leee (hay que decirlo con cara de pena, si no no funciona)

El mismo sábado, cuando salimos del templo fuimos a una librería gigantesca que nos habían recomendado en Fuzhou Lu. Efectivamente la selección de títulos era enorme. Parece que los chinos son grandes lectores, o al menos eso aparentan, excelentes noticias para un maquetador sin trabajo.

La sección de Economía y Ciencias políticas, donde podías comprar los Fundamentos de la Teoría Económica o Poder y Dinero, por ejemplo, estaba de bote en bote (otro día hablare sobre la apasionada relación de los chinos con el vil metal) igual que la de literatura extranjera. Había un montón de cosas interesantes, en la  sección de Arte vimos un libro que te enseñaba a dibujar de manera realista algunos animales:  una mariposa, un gato jugando con un ovillo de lana o un pato de goma con sujetador -este es el tipo de cosas que viviendo aquí te hace pensar que, muchas veces, la pregunta adecuada no es por qué? sino por qué no?- y os confesare que estuve tentada por un momento a hacerme con un ejemplar de Eros y Civilización de Marcuse, para poder fardar en el metro básicamente. Pero nuestro destino no se encontraba en la Sección de Humanidades, sino dos plantas mas arriba, en la dedicada a niños de 2 a 5 años.

Allí nos hicimos con unas cuantas joyas bibliográficas mucho más acordes con mi nivel de chino:  Las aventuras del conejo Anton, volúmenes I y II (el drama épico de un conejito y su oso de peluche que se pone enfermo), un libro de adivinanzas y mi favorito y perla absoluta de nuestra biblioteca, un raro ejemplar que se titula “Wo de Tata haokan ba?” que podríamos traducir por “Es mi caca/pastel bien parecida/interesante/digna de verse?”

El libro tiene unas ilustraciones chulísimas y un botón que hace el ruido de una cisterna, pero según mi experiencia shanghainita, vendría bien incluir un capítulo dedicado a la escobilla y otro que contemple aspectos relacionados con los lugares apropiados (el baño) y quizás no convenientes (la calle, un patio de vecinos, etc…) para depositar la Tata/pastel.  Tampoco habla de la espectacular carencia de papel higiénico en la megalópolis asiática, supongo que eso lo dejaran para la segunda parte.

Después, por recomendación de Dani Yuan, nos acercamos a People Square a echar un vistazo a la que de largo, es la cosa más bizarra que he visto desde que he venido aquí. No sois pocos los que me habéis preguntado como ligan los chinos, y allí descubrimos una de las maneras. Atención, que la cosa tiene tela.

En un rincón del parque, hay un mercado de solteros. Si os estáis imaginando algo tipo crossing campestre al estilo de los tebeos de Ralf Konning, o un parque lleno de gente intentando pillar cacho no podéis estar más equivocados, porque los que van allí no son los solteros, sino sus progenitores. Armados con una hoja A4 plastificada, en la que se resumen algunas características del soltero/a en cuestión (a saber: año de nacimiento, altura, estudios, zona de residencia y requerimientos del candidato potencial) se reúnen allí un montón de sesentones, que cuelgan con pinzas de tender la ficha de soltero en unas cuerdas instaladas a tal efecto y se dedican a conspirar en grupitos de 2 a 5 personas y organizar citas a ciegas en cafeterías para sus retoños.

Curiosamente, las fichas no tenían foto ni ninguna otra característica física que no fuese la altura, pero hacian mucho hincapié en el sueldo, titulación académica y zona de residencia (a veces también en los metros cuadrados de la vivienda). Además de particulares (muchos, y eso que ya era un poco tarde) habia agencias repartiendo tarjetas, en las que se especifica que “en la primera cita no se podrán ofrecer ni aceptar regalos, y las consumiciones será abonadas personalmente por cada candidato”. Parece que aquí el que no corre vuela, y no solo a la hora de placar laowais culogordo subiéndose al autobús.

Mientras dábamos un paseo por la Pesadilla del Soltero Español, bromeando con la posibilidad de abandonarnos mutuamente por un completo desconocido de 1,60 ingeniero agrónomo con el fabuloso sueldo de 10.000 yuanes, nos dedicamos a hacer mentalmente nuestras propias fichas. La mía era algo así como 1,65, nacida en 1978, graduada en diseño grafico, sueldo de 0 a 8000 yuanes, residencia variable, fumadora semianalfabeta con sentido del humor busca aficionado al comic alto y guapo que sepa cocinar. Abstenerse machistas y ejecutivos de marketing. Definitivamente, una joya para cualquier suegro.

He aprendido a decir norte, sur, este, oeste, banco y diccionario.

Norte:北/Běi/pei

Sur:南/Nán/nan

Este:东/Dōng/tong

Oeste:西/Xi/si

Banco: 银行/Yínháng/iinhang

Diccionario:字典/Zìdiǎn/sitian

Hoy he sido una cimmeria muy mala y me he ido a visitar el Chenghung Miao, un templo taoísta, a adorar a dioses que no son Crom. Pero como se que a Crom le da exactamente igual, y mientras siga violando campos y cortando las cabezas de mis enemigos todo va a ir de cine entre nosotros, tampoco pasa nada por quemar un poco de incienso en honor al Dios de la Ciudad de Shanghai. Nunca se sabe cuando puedes necesitar un bonus extra de divinidad y es bueno hacer amigos en las altas esferas.

Para llegar al templo hay que atravesar una zona comercial que recrea la arquitectura del antiguo Shanghai en plastiquillo dorado y, al menos un sábado por la tarde, es un autentico manicomio. Esta abarrotado de tiendas de souvenirs y gente pegando gritos, sacándose fotos y comiendo cangrejos peludos rebozados, dimsum, brochetas de fruta con caramelo y un montón de cosas de aspecto y olor bastante apetecibles. Es un sitio que da mucha hambre, y podría resultar incluso divertido si no tuvieses que utilizar las partes duras del cuerpo para avanzar entre la muchedumbre.

Como el Dios de la Ciudad es un dios pequeño, el templo tampoco era muy grande. Casi mejor, porque aquí los templos y los centros comerciales siempre parecen mas pequeños de lo que son en realidad, y llegado cierto momento te arrepientes de haber entrado a buscar un cable conector tele-portátil o postrarte ante dioses paganos.

Nada mas entrar, había un montón de gente quemando incienso en honor a los dioses del Norte, Sur, Este y Oeste. El ritual consiste en comprar incienso a una señora muy borde, encenderlo en un brasero enorme y hacer tres reverencias mirando hacia cada uno de los puntos cardinales: la entrada, una zona con estatuillas de dioses menores, la segunda ala del templo y la tienda de regalos.

La segunda ala del templo está dedicada al Dios de la Ciudad (una estatua con pelo de verdad en la barba) y sus dos colegas, el Dios de la Prosperidad (que tenía a su derecha al de la Guerra) y el de la Literatura. A estos les echamos unas monedillas, a ver si nos sale algún trabajo y los de wordpress se deciden a mandarme el mail de confirmación para el blog.

En esta zona también había unos cuantos sacerdotes taoístas rezando y  tocando música tradicional, (estridente pero armónica al mismo tiempo, muy avant garde) y una serie de estatuas dedicadas a varios  oficiales, o generales, no nos quedo muy claro,  al servicio de los peces gordos. La mas chula de todas era la de un tipo calvo con bigote que tenía un par de manos saliendo de las cuencas, con los ojos en las palmas de las manos (una imagen que a algunas de las mujeres que lean esto les resultara bastante familiar). Recogimos de una especie de cubo, que recordaba a un concurso de la tele, el mensaje que el Dios de la Ciudad tenía preparado para nosotros, y que espero traducir esta semana, y nos preparamos mentalmente para abandonar la tranquilidad relativa del templo y volver a la casa de locos que había ahí fuera.

El conjunto era bastante bonito y abigarrado, aunque salvo una representación de Lao Tze con los ocho trigramas del IChing (o el símbolo de Dharma en Lost, como mas os guste) tampoco vimos demasiadas referencias taoístas. Eso si, el contraste entre la solemnidad pomposa de las grandes catedrales europeas y un tipo quemando incienso y haciendo reverencias hacia una maquina de refrescos es bastante interesante. Aunque los budistas y taoístas sean todos unos no barbaros que no adoran a Crom, tengo que reconocer que ese pragmatismo a la hora de rezar hace que me caigan bastante bien.

He aprendido a decir crudo, cocinado, saltear y la hora, con sus medias y sus cuartos. También he aprendido a cambiar el idioma por defecto en el Word.

Crudo: 生/Shēng/seng
Cocinado: 熟/Shú/shu
Salteado:炒/Chǎo

Hace tiempo, cuando trabajaba en lo que podríamos llamar la Revista Juvenil del Periódico Potente y Global, coincidí con Andrés Braun, un redactor simpático y aficionado al comic, que de aquella cubría la sección de videojuegos de la RJdPP&G. Andrés, además de simpático es un tipo inteligente, y cuando empezaron a bajarnos los precios de las colaboraciones, decidió echarle un par de ovarios y se fue a Tokyo a vivir con su novia. El caso es que este verano coincidimos en un concierto en Madrid, y cuando estábamos poniéndonos al día y le dije que me venía a vivir a Shanghai, me felicito, me puso una mano en el hombro y me dijo al oído:

– Vas a flipar.

Macho, no sabes lo mucho que me estoy acordando de ti. Tenías toda la razón.

Vivir aquí está siendo en conjunto una experiencia positiva, y aun cuando no lo es, siempre se puede sacar algo: una nueva palabra en chino, algún aspecto más o menos relevante sobre la cultura o las relaciones personales, o lo más importante, pequeñas lecciones sobre el propio carácter y la entereza personal, la pasta de la que una está hecha, por llamarlo de alguna manera. En este punto, he descubierto, entre otras cosas, que puedo desarrollar una paciencia casi sobrenatural, y que ahora que hago el ridículo prácticamente cada vez que abro la boca, mi capacidad para pasar olímpicamente de lo que piense la gente de mi, e incluso para reírme de mi misma se ha multiplicado casi por mil. También que puedo expresarme por señas, improvisando constantemente, mucho mejor de lo que me creía capaz.

Con todo, hay cosas de la vida en China que resultan de lo mas exasperantes, cuando no totalmente ridículas, y para que no penséis que esto es una juerga constante, llena de neones y farolillos y espectáculos de noise, os las voy a contar. Supongo que a algunas me acabare acostumbrando, otras tendrán mas sentido cuando mejore mi chino, y a otras no me acostumbrare jamás. Ahí van:

El trafico. El conductor chino medio es un salvaje y un perfecto hijo de puta al volante, perdonad la expresión. Sobre todo los de las motos eléctricas. No respetan jamás los semáforos en verde, se toman las reglas de circulación mas elementales como una recomendación graciosa, pisan el acelerador con saña,  y se suben a la acera constantemente. Básicamente, se comportan como un vehículo motorizado cuando les interesa, y cuando no como peatones con ruedas. Al cruzar una calle en Shanghai, pueden atropellarte en cualquier sentido, incluso por detrás. Además no hacen ruido. Habéis oído alguna vez la expresión “el asesino silencioso”? ELLOS son el asesino silencioso.

La gente me mira las tetas. Mucho. Sospecho que no es sexual en absoluto, porque me miran las tetas como se las miraríais vosotros a Federico Jimenez Losantos si un día cualquiera apareciese en público con una 120D de sujetador. Los niños me miran las tetas, las abuelas me miran las tetas, las mujeres jóvenes me miran las tetas… los hombres me miran las tetas como si fuesen dos aliens pegados a mis sobacos. La única mirada obviamente lasciva que recibieron la perpetraron una banda de entrenadores de grillos en un mercado de mascotas (esto os lo cuento otro día) que estaban todos para que les hiciesen la prueba del carbono 14. Es un tanto inquietante.

Son unos cerdos. Son guarros hasta un extremo dantesco. Cualquiera que haya compartido piso conmigo y lea esto se reirá, o pensara que el karma hace su trabajo, porque soy muy desordenada y sé que les hacia la vida imposible. Ahora os entiendo y lo siento de veras, chavales. Para que veáis que no exagero, ahora mismo desde mi ventana veo  un árbol como el de Totoro, que el dia que llegue tenia colgando una bolsa de basura y el tejado de uralita de la casa de abajo. Encima del tejado hay cuatro paquetes de tabaco vacios, una chancla, tres boles de ramen, un cojín de viaje de esos con forma de U y un gato echándose la siesta encima del cojín. Tengo la casa llena de mosquitos por culpa del agua de lluvia acumulada en los botes de ramen.

Hemos visto hoteles de lujo con montañas de escombros y basura al lado que llegaban hasta el segundo piso. El día que fui a hacerme el reconocimiento médico para el visado, una de las enfermeras (una chinita muy mona, con su batita rosa, que no pesaba ni cuarenta kilos) se tiro un eructo absolutamente sobrecogedor, por un momento pensé que había un hooligan borracho escondido en alguna parte. También hay gente muy limpia, como otros vecinos nuestros, que tienen una huerta que da gusto verla, parece un anuncio de detergente al jabón de Marsella, pero me temo que son una excepción.

El Great Firewall of China. Tengo un VPN instalado y eso facilita las cosas, pero le resta velocidad a la conexión y me da muchos problemas con el Skype. Por algún motivo no se pueden subir fotos a través del VPN. Ayer, por ejemplo sacamos una foto maravillosa, de una mata de hiedra con la forma exacta de Cristiano Ronaldo, un prodigio de la naturaleza que no podre enseñaros hasta que vuelva a España. Tampoco puedo enseñaros el bonito cartel que hemos puesto en la puerta con la letra de “Mi carro” de Manolo Escobar traducida al chino, y dedicada cordialmente al mamón que se ha llevado nuestro carrito de la compra. Lo peor del VPN, sin embargo, es que siempre se me olvida quitarlo cuando tengo que enviar archivos adjuntos en el correo electrónico, y no me doy cuenta hasta que he perdido la paciencia y me encuentro gritándole al ordenador como si pudiese oírme.

Hoy he aprendido a decir adiós. Os parecerá una chorrada, pero es una expresión que por algún motivo no consigo retener y siempre digo bailando alguna letra (zei chan, chei zan, chan zien, etc…) Se dice zai chien, como Joan Chen. Espero acordarme en adelante, porque la chica del Lawson donde compro tabaco ya empieza a mirarme mal.

Adiós/再见/Zàijiàn/Zaichien

Doy fe de que lo que dice el artículo es verdad, el viernes pasado nos acercamos a un Ikea pequeño de por aqui cerca y efectivamente aquello era la pesadilla de un diseñador de interiores.

Como ir a Ikea me parece un castigo por ser pobre y no poder comprarme muebles de verdad y me quita un montón de puntos de cordura, me lo pase bomba con el rollo gremlin de los chinos, que estaban allí a lo suyo, con sus meriendas, sus siestecillas y sus pruebas de resistencia (dándole hostiones a las mesas LACK y desmontando prácticamente los sofás-cama) sin comprar absolutamente nada. Hasta nos echamos una carrera con sillas de oficina, para integrarnos y tal.

http://www.scmp.com/news/china/article/1300942/ikea-last-cracks-china-market-success-has-meant-adapting-local-ways

A %d blogueros les gusta esto: