Archivos para la categoría: drama culogordo

Como os contaba en el post anterior, viviendo en un país extranjero, estaréis expuestos a cierta dosis de malentendidos y problemas culturales de mayor o menos gravedad, y aunque a veces es el laowai culogordo el perpetrador y verdugo, no es menos cierto que en muchas ocasiones le va a tocar el papel de atolondrada víctima, con la consiguiente pérdida de face, tiempo, dinero y paciencia correspondiente. Este viernes me ha tocado a mi, y os lo voy a contar.

Small_Faces_1965
Antes de empezar, me gustaría señalar que he conocido aquí a mucha gente china absolutamente encantadora: generosos, sinceros, interesantes y excelentes bailarines además, así que no me gustaría que nadie se tomase esto a la tremenda ni como una impresión general sobre el País del Centro y sus muy numerosos habitantes, porque imbéciles los hay en todas partes, pero gente estupenda también, y en ese aspecto China no es una excepción.

La cuestión podría resumirse en algo que una buena amiga me dijo una vez sobre su entonces ex-novio cuando le pregunté por qué se había decidido a dejarle, fue algo así:

“Manolito tiene una personalidad poliédrica, y al menos una de sus caras es gilipollas integral”

En cuanto al paisanaje chino, yo diría que sus aspectos o facetas mas gilipollescos e irritantes son estas tres, que cuando salen a la luz todas juntas por alguna extraña conjunción astral o azar del destino, les convierten en seres abominables que ponen a prueba la tolerancia de cualquiera.

1- Avaricia

Según la RAE: Afán desmedido de poseer y adquirir riquezas para atesorarlas. Esto, por desgracia, aquí no se aplica solo al vil metal, sino a cualquier cosa susceptible de ser vista como una ventaja, desde colocarse cinco centímetros mas cerca de la puerta de salida del metro hasta tener una discusión laboral de tres cuartos de hora sólo para hacer un ejercicio de fuerza y que te den la razón (aunque de forma completamente objetiva no la tengas y el tema a tratar no tenga la mas mínima importancia)

giphy

 

2- Concepto elástico de la definición de “verdad”

Mienten como bellacos, especialmente si hay dinero de por medio. Esto es completamente comprensible desde una óptica española, el problema es que mienten incluso cuando no consiguen ningún beneficio haciéndolo y de hecho mentir supone una pérdida sustancial de tiempo y recursos para todas las partes implicadas. Desde luego sería interesante un experimento tipo Dilema del Prisionero con chinos, donde estás cuando te necesitamos, John Nash.

tumblr_nzxllqQdD41u8kfc5o1_500

3 -Inflexibilidad

A pesar del punto 2, en lo que se refiere a formalidades y en general a “las normas” sobre todo si son normas no escritas, normas sociales y cualquier tipo de protocolo, adolecen de una rigidez que ya la quisiese para si un puente de hormigón. Da igual que las “reglas” en cuestión sean totalmente inadecuadas, anticuadas o absurdas, que el protocolo desafíe el sentido común o la lógica mas elemental, que no lo entiendan o que los resultados sean increíblemente pobres, eso no importa, lo que importa son las normas. Si algo se ha hecho siempre de X manera, hay que seguir haciéndolo así, ¿por qué? porque siempre se ha hecho así. ¿y, por qué? pues porque siempre se ha hecho así. Pero… ¿por qué? esa no es una pregunta china, culogordo, bonita, a ver si te vas enterando.

Por cierto, una de las normas implica no reconocer JAMÁS que te has equivocado. Nunca. Y desde luego, no señalarle a nadie un error en público, aunque sea una barbaridad manifiesta.

giphy (1)

 

Y ahora os cuento la del viernes, que me ha dejado en shock durante todo el fin de semana.

El caso es que fui a una entrevista de trabajo para un puesto que tenía muy buena pinta en un jardín de infancia. En la oferta de trabajo especificaban que querían a alguien con conocimientos artísticos para asesorar al profesorado y hacer actividades en gran formato con los críos, algo de experiencia en marketing y disponibilidad para viajar y dar alguna clase como suplente, vaya, que me venía como anillo al dedo. Demasiado bonito para ser verdad, y tenía que habérmelo olido desde el primer momento, pero en mi desesperación arrojadora de CVs, no lo hice.

Lo que me encontré fue a una buena mujer de 1,20 de estatura y un inglés genuinamente horroroso que no había sonreído desde 1985 al menos, con mi CV en la mano. Toda la conversación habría hecho brillar de orgullo a Javier Cansado y estoy segura de que algún día me reiré mucho de esto (pero no hoy, y probablemente tampoco mañana)

_ Así que eres ¿francesa?

_ No, no, soy española

(NOTA1: en el cv pone bien claro NACIONALIDAD ESPAÑOLA, en letras enormes.)

_ Eeehh?

_SPANISH

_Eeehh?

_XIPANYA REN

_ Huy, sabes chino!

_ No, no, muy poco, tien, tien, estoy aprendiendo.

_ Entonces estás estudiando.

_ No, yo estoy trabajando

_ ¿Y dónde estudias?

_No, yo trabajo, me está enseñando mi laogong, que es traductor.

_ Entonces trabajas a media jornada si estás estudiando

Fry_Looking_Squint

 

 

 

 

 

 

 

(NOTA2: ver punto 3 -inflexibilidad-, que puedas hacer dos cosas a la vez no les entra en la cabeza. También tienen muchos problemas con conceptos como “trabajo freelance”)

_ Estamos buscado a un profesor de arte con experiencia, ¿tienes experiencia?

_ Si, he dado clases de diseño gráfico y he sido auxiliar en un Kinder. También he trabajado mucho en diseño, en revistas y con departamentos de márketing

_ ¿Márketing? (Y revisa 8 veces el cv) Nosotros queremos un profesor de arte.

(NOTA3: a la oferta de trabajo me remito, pero eh, ver punto 2 -mentiras-.)

_ Si, he dado clases de arte. Tengo experiencia.

_ Pero has trabajado en marketing.

futurama-season-5-12-spanish-fry-fake-nose-glasses-review-episode-guide-list

 

 

 

 

 

 

 

_Veo que tienes un curso preparatorio de TOEFL, pero no el diploma ¿de qué idioma?

_ El TOEFL es solo de inglés, y el resultado del examen está ahi, en el CV.

(NOTA4, cagada, ver punto 3 -rompiendo las normas-)

_ Entonces no tienes el diploma

giphy (2)

 

 

 

 

 

 

 

_ Bueno ¿has preparado una clase demo?

_ Eeehh no, no sabía que tenía que hacer eso hoy. Pero puedo improvisar algo si te hace falta.

_ No, no. Sinceramente (JA! ver punto2 -more lies-) tengo que ver a mas gente, pero si no encontramos a nadie mejor, te llamare para una clase demo.

fry09

 

 

 

 

 

 

 

(NOTA5: es normal que te pidan una clase demo PERO en una segunda entrevista, después de que te informen de cuantos niños van a ser y de que edad, precisamente para que puedas preparar la clase. De todas formas, ver NOTA3 -)

 

Y esto es todo queridos, voy a ponerme una mascarilla, a ver si se me quita la cara de Fry y limpiarme un resto de bilis de la comisura izquierda de la boca. Y a verme una antigua de Jia Zhangke, que no se diga. Au revoir!

 

Anuncios

Hoy vamos a hablar aqui en lailolai de diferencias culturales, distintas maneras de entender el mundo y sus cosas dependiendo de la parte de la patata flotante donde te haya tocado vivir, en este caso, diferencias xipanyochinas, o zhongquopañolas, como más os guste.

dn20335-1_300

Yo diría que ante una situación cualquiera, a ojos de habitantes de extremos opuestos del planeta, podemos encontrar básicamente tres tipos de respuesta:

RESPUESTAS COMUNES:

Cero conflicto, las dos personas reaccionan básicamente igual. Por ejemplo, nos enteramos de que Choupette, el fabuloso gato de Karl Lagerfeld en realidad no es suyo; según sus propias declaraciones el mogul germano de la moda decidió arrebatarselo a su dueña después de hacer de canguro durante unas vacaciones. Karl Lagerfeld es un ladrón de mascotas, un 小偷子, y su  bárbara acción indigna por igual a amantes del felino de ambos países. Faltaría mas.

5496851eb7582_-_hbz-choupette-august-2012-xln

 

ZONAS GRISES

La respuesta de las dos personas difiere en forma y matiz, pero el fondo es mas o menos el mismo, y seguramente con un par de cervezas y un traductor se llegará a un acuerdo. Por ejemplo, ante una china paseando despampanante por Nanjing Xi Lu, probablemente al español medio le llame la atención (para mal, entrecejo fruncido y mano en el paquete) el largo de la falda -que tiende a ser mas bien corto-. El  chino medio sin embargo, lanzará una mirada entre hambrienta y reprobadora si la chavala en cuestión lleva una camiseta algo mas ajustada que un saco de patatas de talla XXL. Distintas formas de decir lo mismo: tengo derecho a juzgarlas por su apariencia porque para eso están. Problema mínimo y puntual, entendimiento cervecero prácticamente asegurado.

 

001aa0bcc1d711ec752815

 

ABISMOS INSALVABLES

Las dos personas reaccionan de manera diametralmente opuesta ante una situación concreta. No hace falta que sea algo importante, tipo conflictos armados, geopolítica o valores morales, muchas veces pasa con cosas absolutamente triviales. El conflicto, o molestia, suele aparecer porque lo que para uno de los participantes es algo de educación y sentido común básicos, para la otra es una soberana gilipollez sin ninguna importancia, y ya la tenemos liada.

Obviamente, éstas son con las que pasas mas vergüenza y las mas divertidas de leer y contar.

Algunos ejemplos:

Una cosa que llama mucho la atención a los xipanyoles recién llegados es que en restaurantes y tiendas JAMÁS te dan las gracias al pagar. No es que sean maleducados, es que aquí no se hace y ya está, tampoco hay que darle demasiadas vueltas ni tomárselo como algo personal.

Pero así de primeras, y viniendo de un país en el que una saluda y se despide en las cafeterías, so pena de que te escupan en el 拿铁咖啡 por borde, y el GRACIASHASTALUEGO es ley no escrita, es muy normal que el xipanyol primerizo se quede esperando su 谢谢 con carita de pena mientras se oye de fondo el zumbido del frigorífico del Lawson.

Por otra parte,a los dependientes chinos  si que les molesta, y yo diría que bastante, que al pagar les des los billetes  arrugados y con una sola mano, como si fuesen papelajos del Monopoly. No me queda claro si esto es así porque el dinero aquí es cosa importante (que lo es) y aprecian cierta ceremonia en este punto, o porque tienen que meterlo ordenadito en la caja y les fastidia tener que plancharlos, pero es una de esas cosas que hacen que te miren con cierto desprecio y que en Xipanya no me ha pasado jamás (la forma correcta de pagar es con los billetes extendidos y sujetándolos con ambas manos, por cierto).

new-a

Hoy en el trabajo, he tenido una de estos pequeños conflictos, siendo mas bien la ofensora que la ofendida. Conste que fue totalmente involuntario, y que el shangainita medio, y en concreto mis compas de trabajo, me parecen un modelo de tolerancia y paciencia extremas, 天天 que dirían ellas.

Es una anécdota de diseñador, y entiendo que a los profanos les pueda resultar algo aburrida, pero ilustra bien este punto, así que allá va.

El caso es que trabajo como diseñadora en una empresa de gerencia francesa aquí en Shanghai, y mi departamento acaba de fusionarse con otro. Esto significa que hay que hacer tarjetas de visita y material de oficina para el nuevo departamento.

new-business-card1

Obviamente, las tarjetas incluyen el numero de teléfono de la oficina y el movil de cada trabajador. Aquí es donde aparece el primer 问题. Los números de móvil tienen 11 dígitos, pero los del teléfono fijo, solo 10.

Mi jefa (francesa, y por lo tanto laowai, como yo) sugiere que ambos números tengan una secuencia parecida, para que al ponerlos uno debajo del otro quede mejor, algo así:

Móvil: (+ 86) 1234 5678 901
Fijo:    (+86) 1234 5678 90

A las dos nos parece perfectamente lógico y razonable. Al fin y al cabo, la cuestión es que el número se entienda y que la cosa quede bonita ¿verdad?

Pues en mi oasis de esteticismo laowai, hago todas las tarjetas y envío un pdf a todas mis compas, chinas en un 100%, por si hubiese alguna errata, algun cambio de número de móvil, de cargo, etc… nada de lo que una encallecida diseñadora no pueda hacerse cargo.

 

aa

Y aquí empieza lo gordo. El 大问题

Porque lo que viene a continuación es una cadena de mails absolutamente pasivo agresiva indicando, con toda educación eso si, que eso de poner los móviles en secuencia 4+4+3 es UN DESMADRE Y UN SINDIOS.

Alguna se acercó a decirmelo en persona y todo. Y saqué la carta de la jefa:

Diseñadora (ojos de ShinChan)
– Es que jefalaowai lo quiere asi, para que quede pareado con el telefono fijo…

CompaChina
– Ya, ya… pero no se entiende, Y ADEMÁS NO NOS GUSTA A NINGUNA, ASÍ QUE CAMBIALO.

Un motín! Y esta gente es mas jerárquica que los vendedores de Avon, que las juventudes del PP, que la secta aquella de David Koresh…  Esta claro que sin querer habíamos roto alguna especie de tabú telefónico, nos habíamos sonado los mocos con el vestido de la novia, degollado hamsters, devorado infantes y vestido negro con azul marino TODO A LA VEZ.

Un jodido horror, un 大问题

No sabía dónde meterme. Y seguían llegando mas y mas correos, que venian a decir lo siguiente:

Hola Señora Milton,
Mi nombre chino es 白白 y mi cargo ya no es Account Manager, si no Digital Account Manager, sería posible cambiarlo, si no es mucha molestia? Por cierto, DE QUE VAIS CON LA SECUENCIA DEL TELÉFONO, ZORRAS IGNORANTES? EN QUÉ CABEZA CABE, BÁRBARAS, HEREJES? LAOWAIS TENÍAIS QUE SER!

La secuencia correcta es 3+3+3+2. TODO EL MUNDO SABE ESO!

conan-anger-300

Muchas gracias! Espero que tengas un buen fin de semana.

Con mis mejores deseos.

Tracy Wang 白白旺
Account Manager

 

 

Y así como 20 emails.

Y como jefalaowai no estaba presente, he decidido aparcar el conflicto hasta que llegado el lunes todas las compis me hayan mandado sus quejas y dejarlo en sus bien pagadas manos, porque para eso están las jefas. Pero, todo hay que decirlo, me fui a casa con mal cuerpo y la sensación de haber metido la pata hasta el fondo. Y con la certeza de que es una de estas cosillas culturales que nunca llegaré a entender del todo, aunque me la expliquen.

Y así nos luce el pelo a los habitantes y visitantes mas o menos permanentes de esta parte de la patata flotante. Hasta otra!

 

 

 

 

 

 

 

Bueno, hoy voy a contaros un drama de esos de migrante culogordo del Primer Mundo  que me atenaza y desespera desde que vivo aquí.

Por motivos profesionales, y por mucho que me escueza, podría considerarme miembro de eso que los pedantes han decidido llamar “clase creativa” y que los que nos dedicamos a esto denominamos “machacas del photoshop”. Ya sabeis, diseñadores gráficos, ilustradores, infógrafos… Profesionales  de supuesto buen gusto y hábiles manitas al ratón, con títulos rimbombantes (Art Director, Junior Designer, Creative Manager, Jefe de Maqueta) y nóminas, digamos, no tan llamativas.

A pesar de lo que muchos podríais pensar, y lo que los folletos de las Escuelas de Arte y las películas os quieren hacer creer, en general el “trabajo creativo” tiene muy poco de creativo y bastante de corporativo. Se trata más de seguir un guion y unas claves visuales que de innovar en punto alguno o dar una interpretación sobre nada. Ser miembro del Brazo Armado del Capitalismo (Ejército de las Tinieblas departamento MiniVer) puede resultar bastante aburrido y frustrante, y por eso muchos de sus miembros, entre los que me encuentro,  se dedican en su tiempo libre a realizar trabajos personales de índole artística con mayor o menor fortuna.

En esto del trabajo personal, cada uno busca la inspiración (la idea, la historia a contar, el motivo o como queráis llamarlo) a su manera. Hay quien se da a las drogas y quien se pone a John Coltrane (o a ABBA o a Gigatrón), algunos necesitan dar un paseo por el campo y otros no salir de casa ni a bajar la basura. Yo necesito estar, al menos a nivel visual, mortalmente aburrida. Llévame a ver una buena película y seré incapaz de hacer la O con un canuto, pero enciérrame una semana en una oficina sin ventanas con un montón de fans de Modern Family y las maldades y los collages brotarán de mi cabezón como si una mano invisible tirase de ellos.

Y, aquí viene el drama,  esto en Shanghai se ha vuelto imposible. La mano ha dejado de tirar y la bombilla de brillar y la culpa de todo la tienen los laopanes.

Y es que aquí cualquiera con un escaparate, una ventana o mínimo acceso a la calle (o sea, el 85% de la gente con negocio propio) es un Joseph Beuys en potencia, y sin proponérselo siquiera, se lo montan para exhibir unos prodigios de iconoclastia, mezcla de influencias, colores y texturas que ya quisieran muchos de los que exponen bodrios en ARCO. Que guay ¿verdad? PUES NO. Es como vivir dentro de la cabeza de Sean Mackaoui y yo NECESITO PAZ.

Un ejemplo clásico, los collages tridimensionales Pez secándose con Bragas de la Suerte, tan típicos del Año Nuevo Chino.¿ Duchamp? Un aficionado al lado del feliz propietario de esta cuerda de tender.

Hongkou6

(Foto de http://barbdeaneasia.blogspot.com/)

Y que me decís de esta acción/instalación titulada Excavadora Infantil (autor, Laopán Desconocido). Esto lo pones en el Matadero de Madrid diciendo  que es una crítica a los  procesos de gentrificación y te dan una beca por lo menos. Y allí estaba, en un parque de atracciones cerca de Hangzhou, entre tiovivos y puestos de salchichas.

11146288_10153197922244933_2344874609875992900_n

O esta maravilla, vista en el escaparate de una tienda de bodas. No me digáis que no es digno de una pesadilla lynchiana, o de una foto de Saudek. Yo no he hecho nada tan sumamente inquietante en mi vida (y sabe Dios que lo he intentado).

1468789_10152051728579933_220077882_n

Ésta es mi favorita, es obra del dueño de una tienda de alimentación donde compro todas las mañanas tabaco y un café cutre para esperar el autobús.  El hombre es muy simpático y nada en su actitud, ni en su establecimiento harían sospechar que es muy capaz de dejar a Damien Hirst y su Away from the flock a la altura del betún, pero aquí tenemos esta joya de la descontextualización, Máquina de Gancho y Cajetillas de tabaco, para demostrarlo. No veáis lo que se ríe de nosotros cuando fallamos a la hora de pescar las cajetillas (un detalle muy Hirst, por otra parte)

20150521_184005 20150521_184019

Pues eso, que con este panorama me resulta muy difícil concentrarme y hacer nada decente que no sea por encargo. Un año en dique seco, y lo llevo como MAL. Pero como sé por experiencia que los Dramas del Primer Mundo se suelen solucionar moviendo el culo y dejando las lamentaciones en casa, nos decidimos a hacer una visita a Moganshan 50, el distrito artístico de Shanghai, a ver que se cocía por allí.

El M50 está ubicado en uno de los muchos recodos del rio Wusong , en lo que antiguamente fue un conjunto de fábricas y almacenes. La estructura es bastante laberíntica e intrincada, y está lleno de pasarelas, escaleras, pasadizos y mini-patios interiores , sembrados de grafittis mejores y peores y plantas de sombra.

IMG_20150510_151123IMG_20150510_141210IMG_20150510_151038IMG_20150510_150013IMG_20150510_141210IMG_20150510_140056IMG_20150510_143110_HDRIMG_20150510_143213_HDR

 

El sitio es un remanso de paz, cosa rara aquí en Shanghai y el ambiente es muy relajado:  muchas parejitas, algunos turistas, gente con niños, laowais de los que dan las gracias a los camareros…  Hay muchísimas galerías y tiendas pequeñas que venden reproducciones, ropa y cositas de artesanía, y tanto los edificios como la obra expuesta tienen poco que ver con la Power Plant o el RockBund, que pueden resultar un poco imponentes e incómodos si lo que te gusta es curiosear a tus anchas.

IMG_20150510_141338IMG_20150510_154323IMG_20150510_143342_HDRIMG_20150510_145235_HDR

El 90% de las exposiciones están dedicadas a artistas chinos, y en general, sorprenden muy gratamente. Técnicamente son fabulosos y mezclan perfectamente temáticas tradicionales con procesos sumamente modernos, y viceversa, con mucho humor y una perspectiva muy social, a veces con un punto crítico y otras rindiendo homenaje a temas clásicos (tanto chinos como occidentales) sin caer en conceptos facilones. El arte chino, al menos el que vimos aquí, es elegante, ágil y divertido, muy alejado del yoismo y la pretenciosidad extrema que se puede ver en galerías y museos españoles.

Por ejemplo, esta exposición en la Island 6, con un buen puñado de témperas animadas con leds, accidentes de coche tejidos en alfombras, casetas de perro gigantes, reflexiones en vídeo sobre el autorretrato y pequeños cuadros de inspiración Tintin, que era una delicia.

IMG_20150510_143610_HDRIMG_20150510_143657_HDRIMG_20150510_143808_HDRIMG_20150510_150715

O esta de San Zi, con acuarela y lacas en fomato inmenso, recreando la leyenda de los Inmortales Taoistas.

IMG_20150510_142646_HDRIMG_20150510_141937_HDRIMG_20150510_142022_HDR

También había muchísimos ceramistas vendiendo prácticamente de todo, desde juegos de té hasta este mapa de China hecho con dim sums de cerámica. O muñecos gigantescos (de Judas Arrieta, creo), perfectos para alguna mansión desquiciada.

IMG_20150510_142800_HDRIMG_20150510_152337IMG_20150510_153746

Como guinda, una retrospectiva muy completa de Witkins, con varias de sus obras más polémicas y algunos bocetos de composición (me consuela ver que dibuja aun peor que yo)

IMG_20150510_145310_HDRIMG_20150510_150157

Y allí estuvimos unas seis horas pasando una tarde estupenda. No lo llegamos a ver todo, porque el sitio es bastante grande, pero volveremos, sin duda. Os recomiendo que os acerquéis si os dejáis caer por aquí, ver arte es muy cansado, pero os marcharéis con un ligero dolor de pies,  muy buen sabor de boca y probablemente algún que otro Drama Creativo Culogordo mas o menos resuelto.

IMG_20150510_145818_HDR

Como he cambiado recientemente de trabajo, también ha cambiado mi forma de desplazarme, así que he podido abandonar el pulido hormiguero del metro de Shanghai, con sus aglomeraciones y sus surrealistas anuncios animados y optar por una alternativa mucho menos futurista y subterranea pero desde luego mas divertida: el autobús público.

Los autobuses shanghaineses (al igual que los taxis, que tienen un parecido notable con el muy español y entrañable Seat 131 Supermirafiori y de los que hablare otro día) poseen una carroceria, amortiguación, capacidad de frenado, prestaciones y estilo de conducción que podriamos calificar definitivamente como vintage y son una de esas cosas que me hace tener la impresion de vivir en un extraño bucle temporal, a saltos entre 1975 y 2137.

Shanghai_96822_Taxi (1)

Como todos los medios de transporte, tiene sus normas no escritas sobre uso y convivencia entre usuarios, en el interior del vehiculo, y otros utiles y seres movientes (coches, peatones, perros y gente en bici) en el exterior del mismo.

1/ La primera norma, es que el autobus shanghainita se mueve al menos al doble de velocidad, si no mas, que el resto de los vehiculos que pueblan la calzada e ignoran totalmente cualquier norma de circulacion, hasta el punto de convertir un viaje rutinario hasta la oficina en una escena digna de lo mas loco de Death proof.

La carretera es suya y de nadie mas. Esto es así, y sospecho que en realidad, el proposito de los autobuses aquí no es tanto el transporte de pasajeros, ni cumplir con ninguna clase de horario o continuidad (porque la frecuencia de paso es totalmente aleatoria, y no es nada raro que pasen dos autobuses de la misma línea seguidos y en veinte minutos no aparezca ninguno), sino que en realidad se trata de una especie de prueba de estrés para comprobar la entereza, nervios de acero y animo suicida de los conductores y conductoras (que hay muchísimas) y destinarlos después a algun trabajo de mas categoría, como piloto de cazas, de F1, astronauta, o cualquier otra cosa relacionada con romper la barrera del sonido que pueda tener en mente el PCCH.

demo

Esto es importante, tanto dentro como fuera del autobus, como diria Tom Wolfe en Electric Kool-Aid Acid Test porque:

-Si estas cruzando un paso de cebra, aunque el semáforo este verde, el autobusero/a NO va a parar, ni a frenar, solo se va a limitar a pitarte como un loco desde una distancia de unos 200 metros y hacerte temer seriamente por tu integridad física, asi que corre. Corre MUCHO.

-Si estas en la parada esperando o quieres bajarte del bus,tienes 15 segundos exactos para usar las puertas, ni uno más ni uno menos. De vez en cuando hacen una excepción y recogen a algun rezagado, o abren a alguna abuela a la que no le ha dado tiempo de llegar hasta la puerta (la única manera de conseguir este trato de favor es berrear TENGSHIA, TENGSHIAAAAA, como si te fuese la vida en ello) pero no les suele hacer mucha gracia.

-Si acabas de subirte al autobús, tienes que encontrar algo a lo que agarrarte y tienes que hacerlo DEPRISA. Cualquier retraso, desenredando los cascos del móvil, guardando las llaves o tirando una lata de refresco a la papelera puede hacer que acabes estrellándote contra el parabrisas ante los AIYOOOS y exclamaciones de un monton de diminutos testigos de la Revolucion Cultural, tú veras lo que haces.
2/ Si el autobús es el rey de la carretera, el jubilado chino es el rey del autobús. Este es su feudo y su castillo rodante, y mientras se desplazan hacia su reserva al aire libre en el Parque LuXun (AKA Parque Luisín) para dar paseos, bailar y cantar a grito pelado en karaokes improvisados, te lo harán saber utilizando el lenguaje universal del codo en los riñones. A diferencia del metro, donde impera la ley del gremlin y la jungla, en los autobuses SI hay que cederle el asiento a los lao ren, embarazadas y gente que viaja con niños, pero sobre todo, a los lao ren, así que:

– Como la media de edad de los usuarios está en esa franja indeterminada entre los 75 y los 150,  si estás en edad de trabajar no vas a poder sentarte mas de tres minutos seguidos jamás, a menos que el autobús este prácticamente vacío (y eso es casi tan raro como encontrarse dinero en la calle). En cuanto apoyes tu gordo culo laowai en el asiento, el autobús llegara a la siguiente parada a escandalosas velocidades, aparecerá una diminuta y adorable anciana y tendras que levantarte entre Xiexies y Qingwens si no quieres que se te caiga la cara de vergüenza,  así que en mi opinion no merece la pena ni intentarlo.

– Ya os he comentado en alguna ocasión que los jubilados chinos son asombrosamente fuertes y ágiles, como gimnastas deportivas atrapadas en cuerpos octogenarios y creo que esto no se debe tanto al tai chi como a utilizar durante años los autobuses de línea. Cuando una se sube a un autobús, además de agarrarse fuerte e intentar mantener el equilibrio hay que desplazarse de manera más o menos sutil entre parada y parada para acercarse a la puerta de salida, en un ejercicio similar al que haría una Nadia Comaneci de andar por casa entre punto y punto de agarre. Es inevitable llevarse algún que otro empujón y que alguna señora de 1,20 metros se te cuele por debajo del sobaco. Que no cunda el pánico, depurareis vuestra técnica según os vayais acercando a los 60.

deesa

– Los lao ren han desarrollado un método infalible para comunicarse con los conductores/as, y es gritarles al alimón. Por ejemplo, cuando el autobús toma una curva cerrada o va realmente deprisa, o un pasajero  especialmente decrépito tropieza, TODO el autobús entona un sonoro AIYOOOO, o UUUUHHHH, o OOOOOHHHH. Os animo a que os sumeis al coro ululante, porque relaja muchísimo y además es muy divertido imaginarse la escena desde fuera: el conductor con cara de velocidad, el autobús a 120 por hora sin rozar prácticamente el suelo, los venerables señores gritando AIYOOOO… En fin.

– Os comentaba que hay que ir desplazandose poco a poco hacia la puerta de salida, pero es MUY importante no ponerse justo delante de la puerta hasta llegar a vuestra parada. ¿Por qué? Muy sencillo: si os poneis justo a un lado, las puertas se abren como un resorte y es fácil hacerse daño, y si os poneis justo en el centro, en unos segundos os veréis atrapados entre la masa de ancianos venerables que avanza desde la puerta de entrada y la horda de los que vienen de la parte trasera del autobús y quieren bajar; las leyes de la física harán de las suyas y el rozamiento entre dos masas aceleradas que se mueven en direcciones opuestas originaría un efecto de TORSIÓN  sobre vosotros, vuestro bolso, vuestros cascos, vuestro café cutre del Lawson… que os hará girar como una estúpida peonza laowai ante las risas del resto de los pasajeros. Es muy desagradable, así que hacedme caso y colocaros cerca de la puerta, pero no DEMASIADO cerca.

Esto ha sido todo, otro dia hablaremos de taxis, motocarros y otros métodos de transporte. Au revoir!

GrindhouseDeathProof1

Muchas veces cuando los privilegiados laowais culogordo emigramos, o nos emigran, aquí al Mandato del Cielo, venimos con una serie de imágenes y clichés en la cabeza importados de distintas películas, libros y productos culturales. Cada culogordo tiene su lista y es el propio País del Centro y sus habitantes  y costumbres los que se ocupan  de desmentir o confirmar estas ideas con mayor o menor dureza.

Por ejemplo, no es raro encontrarse aquí a laowais culogordo, (normalmente varones cisgénero heterosexuales, a partir de ahora LCVCsH) que después de consultar un par de foros de internet, viajan ilusionados  al Zhong Guo pensando que esto va a ser como un vídeo de Biggie Smalls, con la gente ofreciéndoles billetes de 100 yuanes por su cara bonita y un montón de chinas faldicortas y despatarradas esperando que las impregnen, biológicamente hablando. Sobra decir que la realidad no es así, ni mucho menos, y la carita de decepción y los comentarios en consecuencia van de lo risible a lo directamente grotesco, pero de esto, del infame Bar Rouge y de las moscas y la mierda y la fauna que comenta en shanghaiist hablaremos más a fondo otro día.

Al tema. En mi lista de clichés culogordo particular hay un poco de todo:  El Imperio del Sol y todos los libros de memorias (bueno, todos los libros en general) del gran JG Ballard; los cómics sobre las aventuras asiáticas de Guy Delisle (en concreto Shenzen y en menor medida Pyongyang); La Linterna Roja de Zhang Yimou; el pabellón chino de la Feria de Muestras de Gijón; el Nihao y el ChinoPlazaEspaña de Madrid, con sus fabulosas empanadillas; El Último Emperador de Bertolucci, Blade Runner, El expreso de Shanghai, el rollo expat asquerosete de Los Nombres de Don DeLillo…

Pero la perla de la corona y niña de mis ojos, en lo que a prejuicio chinófilo se refiere siempre ha sido y siempre será la tienda del dueño original de Gizmo en Gremlins I. No sé si os acordareis de ese sótano de iluminación tenue lleno de trastos de inspiración Ming y cosas raras, con su dueño opiómano y tuerto y su becario de ocho años de edad, a mi me vuelve loca.

En el año y pico que llevo aquí en Shanghai, en general me he encontrado mucho más Ballard del que imaginaba y bastante más DeLillo del que me hubiese gustado, la dosis justa de Blade Runner y de Shenzen (de momento y gracias a CROM) y toneladas de deliciosas empanadillas y otros manjares, pero eso si, muy, muy poco rollo Gremlins, y a la Niña Gafotas Interior, con su debilidad por lo fantástico-sobrenatural la tengo algo decepcionada, porque venirte a la otra punta del mundo, a la patria de los Mogwai y el misterio oriental para encontrarte un Zara detrás de otro… pues ya me diréis.

Por suerte para ella, hace un par de semanas hicimos una pequeña excursión al Kai Xuan Men Dasha, que es un sitio que aunque tiene de Ming lo que yo de rubia y está desde luego, bien iluminado (muy a la china, con neones de esos cegadores que hacen que la gente tenga la piel verde) desde luego está lleno de cosas MUY raras, por no decir rarísimas, y mas chinas y misteriosas que el culo del Gran Timonel. Bienvenidos, señoras y señores al Mercado de la Salud y el Juguete Sexual de Shanghai

El edificio, desde fuera, con su forma de U invertida, no anticipa en absoluto las maravillas que nos vamos a encontrar en el interior. El vestíbulo, con sus floripondios y su suelo lleno de serrín recordaba vagamente al que sale en Dawn of the Dead, la de Romero, o a cualquier otro centro comercial chino sólo que mucho mas sucio, pero en cuanto te pones a dar vueltas por las tres primeras plantas…

Sacos llenos de pétalos de flores secas para infusiones,de todos los colores imaginables, setas desecadas del tamaño de la palma de mi mano, lagartos listos para infusion, penes de ciervo, estrellas de mar, todo tipo de vegetales secos llenando sacos a rebosar, frascos con bichos raros en formol, astas de animales desconocidos, pequeños moluscos y raices y cortezas sumamente misteriosas, caballitos de mar secos… Todo a mayor gloria de la virilidad, fertilidad, potencia y calidad de los diversos aspectos de las artes amatorias. Como una enana me lo pase.

20141115_141454 20141115_141459 20141115_141506 20141115_141510 20141115_141520 20141115_141528 20141115_141649 20141115_141658 20141115_141723 20141115_141737 20141115_141758 20141115_141806 20141115_141909 20141115_141915 20141115_141921 20141115_141949 20141115_142001

En la cuarta planta, estaba la zona moderna del asunto. Detrás de un enorme cartel que decía, “niños no” se escondían toneladas de ropa interior sexy de ínfima calidad, disfraces diversos, dildos y similares de todos los colores y formas imaginables, algunos con un packaging muy divertido, como vereis a continuación, y una asombrosa cantidad de artículos BDSM, látigos, esposas, elementos restirctivos, fucking machines, y bueno, de todo un poco.

20141115_14220520141115_14383320141115_14263920141115_14442720141115_14382320141115_142516

20141115_142326

Aunque la iluminación recordaba vagamente a la difunta Librería Sexológica de Madrid, el ambiente en general se parecía bastante mas al de cualquier mercado chino, como el de mascotas de Xizang Lu o el de ropa de Qipu Lu aunque con menos afluencia de público (gente pegando voces, mercancía amontonada, batiburrillo de chismes llenos de polvo, señoras haciendo punto, regateo salvaje…) que al de cualquier sex shop al uso, vamos, que no había señores furtivos, ni tufo a ambientador de fresa, ni desde luego vibradores caros expuestos en elegantes vitrinas con amables dependientes. La visita merece la pena, aunque no seais fans de los Gremlins y si en algún momento pasáis por aquí, os recomiendo que os acerquéis a echar un vistazo y comprar un té de lagarto, un poco de hongo tibetano o un gigantesco vibrador fucsia. Aquí tenéis la dirección.

NOTA: Como se que me lo vais a preguntar: SI, me he comprado algo, en concreto un disfraz de ninja sexy, compuesto por un bañador de manga larga y capucha que deja los ojos al descuberto y unos nunchakos, todo de riguroso plástiquillo negro. Costaba 10 euros y no pude resitir la tentación, que queréis que os diga. Y NO, no voy a subir fotos de como me queda puesto, así que menos cachondeo, que nos conocemos.

Hoy he visto a una señora (china) como de 200 años y 1,10m de estatura conseguir un asiento en el metro a las nueve de la mañana.

A vosotros, decadentes burgueses xipanyoles, acostumbrados a vuestro abono transporte mensual y a los amplios vagones y relativa ausencia de masa  humana en el  transporte público, esto no os llamará demasiado la atención; pero que sepáis que aquí en la Perla de Oriente, conseguir un asiento en el metro en hora punta equivale mas o menos a encontrarte un diamante del tamaño de un huevo de paloma tirado en la calle, tengas la edad que tengas.

box office

No penseis, ni por un instante, que la heroína de nuestra historia consiguió tan preciado bien gracias a lo que Tenessee Williams llamaría “la bondad de los extraños” o a esas ideas  pseudoculturales que atesoráis en la cabecita acerca del respeto oriental a los mayores, la vergüenza propia/ajena, la educación entre pasajeros, la civilización milenaria, etc…  Aquí, un vagón de metro cualquiera, entre las 7 y las 9 am, y las 17:00 y las 19:00 pm es como una caja de carton llena de gremlins en modo pasivo/agresivo, con el cuchillo en los dientes, el mobile device en la mano y los cascos en las orejas (usuario joven) o bien, el carrito absurdo lleno de trastos, la bolsa de plastico de 1,50x1m, la maleta trolley o el carrito de bebe con niño retorciendose dentro  (usuario tirando a viejuno)

20140911_10514320140911_104930

Entonces, ¿cómo consiguió nuestra venerable amiga, de unos 35 kg de peso y no mucho mas alta que un taburete de bar, sentarse en un entorno, digamos, hostil a sus intereses?  Usando, lo que voy a llamar, al mas puro estilo chino, la Infalible Infalible Fantástica Técnica Asombroso Uderzo, (en homenaje al mas querido de los padres de Astérix).

asterix05

En realidad, la técnica propiamente dicha es de un simple que asusta, pero no por ello menos efectiva. Una de esas ideas brillantes a la par que sencillas, pero con cierto riesgo de exclusion social en su ejecución (como el botellón. comer con las manos, salir en pijama a la calle o dejar de depilarse definitivamente) De todas formas, si por cualquier motivo os encontráis aislados en mitad de una muchedumbre con una altura media superior a la vuestra,  como una manifestación, un concierto, o una asamblea de esas de hacer cosas con las manitas, os la recomiendo encarecidamente. Ahi va:

1 Coloquese en posición erguida, o anatómica

2 Estire su brazo derecho en paralelo al suelo

3 Doble el codo derecho 90 grados, hasta que parezca el de un soldado romano de tebeo Pro-Galia en Formacion Tortuga, pero sin escudo.

4 Avance, imparable, diminuto y descontrolado, girando el cuerpo SIN PERDER LA POSICION hasta alcanzar el objetivo. Si su altura es proporcionalmente inferior a a de la caja de gremlins en, al menos, un 20%, su codo alcanzará en la mayoría de los casos organos vitales sensibles a un contacto firme y doloroso (lease: hígado, riñones, bazo, etc…)

5 Ignore totalmente a cualquier otra persona que aceche el asiento en cuestión. Las mutilaciones, embarazos, peso extra-físico a cargar, infantes en brazos, etc… nunca deben ser un obstáculo para que su culo se deslice en el asiento momentos ANTES de que su antecessor se haya levantado del todo. Recuerde, antes, no despues.

6 Relájese y disfrute de su conquista y de las miradas rasgadas llenas de evidente envidia y rencor que in duda cosechará en este delicioso ambiente

20141110_18461420141110_184629

20141105_184616

Hoy es 1 de Octubre, Dia de la Nación aquí en el Mandato en el Cielo. Hace un año exacto que me vine a China a probar suerte, y os puedo decir que pasado este tiempo, las cosas han ido, en general, bastante bien. Muchas veces echo de menos Xipanya con una nostalgia fadista digna de Amalia Rodrigues, adaptarse resulta sumamente duro, amiguitos, (aunque muy divertido a ratos), sigo hecha una analfabeta funcional y en ocasiones, esto no parece otra cosa que un manicomio disfrazado de casino de Las Vegas y rezo a Crom por un lanzallamas portátil, como bien sabéis los que me leéis en facebook. Pero por otra parte, tengo que reconocer que en muchos aspectos, el País del Centro se ha portado bastante bien conmigo, sobre todo en los laborales, y a eso veníamos.


En estos meses, mi status como laowai culogordo ha pasado de pseudo estudiante y freelance ocasional a Alien Worker de casi pleno derecho, ejerciendo además mi profesión habitual, que es el diseño gráfico.  Teniendo en cuenta el panorama en Xipanya, tanto para el trabajador en general como para el dedicado a la cosa gráfica; las condiciones en China (obviando toda su leyenda negra sobre explotaciones diversas y timos al laowai) son en mi experiencia bastante mejores que en mi país de origen, sobre todo en lo que a contratación y trato al empleado se refiere. La diferencia, y ya siento decirlo, viene a ser la misma que la que hay entre comerse un dalky del Día (marca Día) y un coulant de chocolate en un restaurante de una estrella Michelín. Analicemos:

coulant-2-chocolandia-blog-del-chocolate

  • Aunque adoro trabajar como freelance, porque odio vestirme para la oficina, me encanta trabajar en casa y me permite conocer a mucha gente distinta, esa figura laboral no existe como tal aquí en China; o eres empresario, o eres currito, y eso a la larga iba a resultar un problema, cara a visados y sobre todo, a pago de impuestos. Por otra parte, aunque trabajando como freelance con agencias chinas (con base aquí en Shanghai y en Singapur, no chinas 100%) no he tenido ningún problema (gente organizada, muy trabajadora, que paga al día, con un ambiente estupendo, en un entorno en el que tus jefes te valoran el trabajo, etc…) el flujo de trabajo no era ni mucho menos constante, y otros clientes, en concreto, empresas españolas, no respondían ni de lejos tan bien (porque no es normal, o al menos, no muy conveniente que tarden más de seis meses en pagarte por un proyecto, ni que ni se respeten decisiones de diseño, ni se cumplan los plazos de entrega por sistema, ni se incluyan las fotos de agencia en un presupuesto, ni que pretendan sacar lo que cuestan esas fotos del ya escaso presupuesto de diseño, o sea, el mío). Así que decidí sacrificar mi libertad freelancera para conseguir más estabilidad y hacer algún contacto, aunque sé que la cabra tira al monte y volveré a la oficina en casa en algún momento.

 

  • Partiendo de la base de que tengo cierta experiencia profesional en lo mío, un book bastante decente y ya cierta edad, realmente, no sabía a qué atenerme. La lógica indicaba que tenía posibilidades, la experiencia previa en el País del Dalky (marca Día), apuntaba a que me iba a dar una castaña como un piano, pero había que probar suerte. Ni corta ni perezosa, dediqué una semana a pulir mi book y página web, actualizar el linkedin y el domingo, en vez de descansar, me dediqué a mandar correos con mi CV, pretensiones económicas y aviesas intenciones a todos los estudios, agencias de publicidad y editoriales que encontré y a comer patatas fritas con auténtica ansiedad. En total, un paquete de Pringles, una bolsa de Cheetos y unos 200 emails.

 

  • Resultado: el 70% de los correos tuvieron respuesta, y de hecho, me siguen llegando emails de vez en cuando (los envié en junio). De todas estas respuestas, alrededor del 60% fueron amables negativas, bien porque no necesitaban a nadie, bien porque no les interesaba mi perfil chinoanalfabeto y más bien analógico. Las respuestas positivas se tradujeron en un buen número de entrevistas de trabajo, alrededor de 18, que hice en un plazo de quince agotadores días. El trato, en cada una de ellas, fue exquisito. Todos los entrevistadores se habían tomado la molestia, ya no de leerse el CV, sino de mirarse el book de cabo a rabo (y no es un book corto), informarme de la actividad de la empresa y las condiciones económicas, y lo más importante: decirme inmediatamente si el perfil les interesaba o no. Nada de “ya te llamaremos”, nada de esperar correos que nunca llegan, nada de falsos autónomos ni cochinadas con el dinero, ni con la visa de trabajo. También me felicitaron por las ilustraciones, y os puedo jurar que es en Xipanya es algo que no me ha pasado JAMÁS en una entrevista, o al menos no sin que me pidiesen una gratis justo después y llevo en esto unos quince años. Varias de las personas con las que me entrevisté me tienen añadida a linkedin, aunque no llegásemos a un acuerdo, y ya os digo, a día de hoy, me siguen proponiendo freelances, entrevistas, o directamente ofertas de trabajo.

    La única excepción a esta norma fue un estudio de diseño rarísimo. El jefe, que era todo un personaje, hablaba inglés como Emilio Botín (DEP) y estuvo más bien disperso mirándose las uñas hasta que empezamos a hablar de dinero. Me hizo la entrevista en un despacho infecto, con una tonelada de papeles encima de la mesa y una máquina de remos en el suelo. Pagaban poco, unos 900 euros al cambio, me pidieron una ilustración de prueba, se la entregué y nunca más se supo. Os diré que casi me molesta menos que no me hayan pagado la ilustración que averiguar si efectivamente usaba la máquina de remos en horario laboral, o para qué demonios quería allí aquel chisme. Quizás fuese fan de House of Cards, de Van Damme o se le había caído a alguien de un camión. Nunca lo sabremos.

rower

  • Finalmente, recibí un par de ofertas en firme y me decidí por un estudio pequeño de la zona de Jingan Temple, con gerencia mixta, mitad china, mitad inglesa. Me había recomendado la gente con la que trabajé de freelance, algo que les agradeceré ad nauseam, y en general no me puedo quejar, o no mucho. El sueldo está bastante bien (1200 euros al cambio, impuestos y seguro médico aparte, con el nivel de vida y gasto que tengo aquí, me permite hasta ahorrar y darme algún capricho)  comida incluida ( y nada de piojosos cheques restaurante eh, auténtica y deliciosa comida china casera, preparada por una auténtica y deliciosa señora china que me dan ganas de abrazar a diario), compañeros de trabajo agradables, chinos y franceses; buen ambiente y no demasiado lejos de mi casa (aunque los viajes en metro sean casi como el tren ese de Snowpiercer, en el vagón de cola)

showpiercer-1-hp

Resumiendo, la experiencia de buscar y encontrar trabajo aquí, está como decía al principio, a años luz de la que podría haber tenido en Xipanya hoy. Si os dedicáis al diseño, sobre todo al diseño web, tenéis buen inglés, o mejor aún, buen chino y estáis pensando en emigrar, China me parece una buena opción, con muchísimas empresas en las que probar suerte y desde luego ganas de contratar a gente que sepa lo que hace. Y pagarles, obviamente.

Por supuesto, no todo es un camino de rosas, y otro día os contaré, por ejemplo, el rocambolesco proceso administrativo para conseguir el visado de trabajo+permiso de trabajo+permiso de residencia, que aún no he concluido y que hará las delicias de los fans de Franz Kafka,  Kraftwerk  y las fotos de carnet a toneladas.

portada-fotografias-artisticas-e-historicas-sobre-china

Trabajar aquí también tiene sus contras, obviamente. Aquí ya no es que no haya café para todos, es que no hay café PARA NADIE. Trabajan como auténticas mulas, ocho horas sin descanso, ni charletas, ni nada de nada, si acaso un par de cigarrillos furtivos y para de contar. Comen en media hora, o menos, el ritmo de trabajo es infernal y la dedicación absoluta. No es que esto sea en si malo, y a lo mejor estoy quedando de vaga, pero creo que en trabajos creativos, dedicar un rato a charlar con los compañeros, de tipografía, de cine, o del tiempo, buscar referencias y descansar un poco la cabeza es fundamental para la calidad del trabajo, también tomarse las cosas con cierta calma, y mimo, y aquí eso desde luego, se estila poco.

El diseño gráfico es diseño, aquí, en Xipanya y en la luna, y lamentablemente el mercado chino reproduce (o adopta, no me queda claro) muchos de los vicios occidentales en lo que a trabajo diseñil se refiere,  hasta el punto en el que estoy por jurar que hay en algún rincón de China un Álvaro Sobrino velando por la profesión en los mismos términos, o al menos debería.

Muchos clientes, y esto según me comentaban los de la agencia en la que trabajé de freelance es cultural 100%, tiran de despotismo imperial a la hora de trabajar. Negocian presupuestos hasta la ultimísima coma y exigen sumisión total y absoluta a cambio de sus yuanes; si te toca algo de moda o lo que viene llamándose life style, Crom te pille confesada, porque a tu alrededor todo el mundo se convertirá en una Diana Vreeland de quinta categoría,  ojos rasgados y estrecha cartera… Nada nuevo, me diréis, pero si además lo mezclas con las diferencias culturales y de mercado, que son bastantes, el analfabetismo funcional y el inglés ratonero (mío, no de ellos, se entiende, aunque lo del inglés es vicio compartido) que complican enormemente la comunicación, y el ingente volumen de trabajo, puedes acabar volviéndote a ratos un remedo desquiciado de Mad Max o la loca de Audition y echando de menos incluso a Mariano Plasmático y su videoarte, las colas del INEM y el vuelva usted mañana.

6a00e552985c0d8833017d427ef743970c-500wi

Con todo, diseñatas, os animo a venir y probar. Corremos el riesgo de que esto sea otra burbuja de diseño, como la que vivió Xipanya hasta 2000 y pico, tan vinculada a la inmobiliaria y al síndrome olímpico, y que aquí parece tener un gemelo obeso y desquiciado (aunque comunista y eso puede acabar salvándo los trastos, para bien o para mal) y que en unos años se vaya todo a hacer puñetas, pero al menos estaréis una buena temporada sin probar laboralmente un maldito Dalky, que ya es mucho, y Xipanya no se va a mover del sitio. Hasta otra!

37549954

El viernes pasado tuve mi primer encuentro con el mundo del crimen y el delito aquí en la Perla del Oriente. No te preocupes madre, que la cosa acaba bien y fue bastante gracioso en el fondo.

Venía yo muy contenta de tomarme una cerveza en el ghetto internacional de Yongkang Lu (un sitio curioso que merece un post aparte) con el Sr. Creus y el Sr. Muñoz, pensando en cenar algo si Pablo Laopan estaba despierto y en lo mucho que me agobia tener que coger el metro en Rénmín Guǎngchǎng  (también conocida como People Square, y en círculos hispanohablantes como La Plaza del Pueblo, en honor al mítico tema de Tequila).

Para poneros en situación: el intercambiador de People Square es un asco de sitio, espantosamente grande, muy mal diseñado y lleno de gente con una prisa horrible. Recuerda una barbaridad a los hormigueros furiosos de Cuando ruge la marabunta, pero en deprimente y con empujones de los que duelen. Yo por no tener que pasar por allí pago dinero, o al menos me desvío un par de estaciones para coger la línea 3, que está mucho menos frecuentada y además no es subterránea (y esto si te gusta leer y los paisajes de rascacielos envueltos en niebla y neones siempre es un plus), pero se acercaban las once de la noche, que es cuando el metro se convierte aquí en calabaza, y como no me la quería jugar,  me decidí a coger la línea 8 en People Square.

Y allí estaba yo, en el andén del metro, rodeada por otras mil personas con ganas de llegar a su casa, comiéndome empujones con el bolso al hombro. Consigo introducirme en el vagón, me doy la vuelta y me encuentro el siguiente cuadro: 

Un tipo, en la segunda fila de chinos ansiosos por subir al vagón, sustraía con infinita delicadeza, cuidado y absoluta concentración, mi preciado monedero del bolso. Dada la naturaleza del monedero (enorme y lleno de lentejuelas negras), la mano contorsionada por encima de todas las cabezas orientales, la cara de estar operando a corazón abierto y sobre todo la velocidad de grabación hiperlenta, como a 240 fotogramas por segundo, del evento, resultaba todo más bien ridículo.

Pero me estaban robando, y reaccioné… Muy despacito, con la misma calma pasmosa, le quité el monedero de la mano, lo guardé en el bolso, sonreí y le dije a grito pelado, en perfecto y sonoro castellano:

– PEEEEEEERO TÚ DE QUE VAS, LADRÓN, PAYASO, DESGRACIADO. TE VOY A MATAR!

Una chica que iba a mi lado puso una cara tal que así:

Imagen

El tipo se retiró muy lentamente, las puertas del metro se cerraron y le dije a la chica

-¿PERO TU HAS VISTO QUE CARA MAS DURA? ESTO ES INCREIBLE.

Y ella hizo otra vez

Imagen

Supongo que habréis oido mil veces esa frase de Carlos I de Xībānyá y V de Déguó : “Hablo en italiano con los embajadores; en francés, con las mujeres; en alemán con los soldados; en inglés con los caballos y en español con Crom.” El Xibanyol también es perfecto para insultar a ladrones y quejarse, os lo puedo jurar.

Aquí el cuerpo del delito

 


Imagen
Tengo que reconocer que la primera vez que me robaron en Madrid, por muy estúpido que os parezca el comentario, me hizo cierta ilusión, por motivos de integración principalmente, que te roben la cartera en Madrid es casi un rito de iniciación. También una putada, obviamente, pero no conozco a ningún madrileño que no haya sido atracado, robado o perseguido por skinheads o miembros de otras tribus mas o menos descerebradas y que no lo cuente con cierto orgullo callejero, o al menos como una anécdota graciosa (algunas realmente muy graciosas) sin ningún tipo de drama de por medio. Citando a un amigo mío, “…Antes aquí el chandal de yonki era como el traje regional.”

Sin embargo, que te roben la cartera en una ciudad en la que la policía viaja en carritos de golf, es definitivamente de panoli, Laowai culogordo tenía que ser, aunque hasta cierto punto, que haya sido a cámara lenta, con lentejuelas de por medio y sobre todo que haya pillado in fraganti al infractor, restaura de alguna manera mis puntos de autoestima y la cosa se queda más o menos como estaba.

Imagen

 

 

A %d blogueros les gusta esto: