En mi reciente visita a España muchos conocidos me preguntaron que qué tal se me daba la vida por aquí, y entre croquetas, y cañas y anécdotas mas o menos graciosas, siempre les acababa contando que en muchos aspectos China a mis ojos funciona como una especie de Lasaña Misteriosa: cuando has conseguido entender los intringulis, ingredientes y porqués de una de las capas, mas temprano que tarde aparece una nueva capa de hermética chinitud a desentrañar con sus surrealismos y lógica desconcertante.

823039576_1080016

Otra metáfora podría ser una de esas cajas-puzzle (chinas precisamente), con un acertijo dentro de otro cada uno mas complicado que el anterior, como la que aparece en la infame segunda temporada de Twin Peaks y trae de cabeza a la malvada Catherine Martell durante unos cuantos episodios (probablemente esta metáfora, con su punto autoreferencial y cultureta sea mejor que la de la Lasaña Misteriosa, pero teniendo en cuenta cómo acaba el asunto de la caja, casi prefiero usar la que está cubierta de queso y además no me apetece gafar la tercera temporada de Twin Peaks, que ya está al caer, llamadme supersticiosa si queréis)

15e47c40d9a568cb0f54d5f2ea7c8f68

Hoy os traigo una ejemplo bastante bueno, con fotos cutres del móvil y todo, para que entendáis exactamente lo que quiero decir con lo de Lasaña&Misterio. Por favor, si conseguís desentrañar esto, si le veis alguna explicación lógica, compartidla conmigo en los comentarios, porque es algo que me está volviendo loca desde hace ya unos meses.

Nosotros vivimos en una calle china completamente normal, con sus bloques de viviendas y sus locales comerciales a pie de calle, sus gatos gordos, sus pomeranias monérrimos, sus inmobiliarias, sus farmacias y su colegio. Ésta es una foto de mi calle, o al menos de la parte normal de mi calle.

IMG_20170507_185001

El caso es que hace un par de meses, empezaron a tapiar los locales comerciales de la parte este de la calle con una generosa capa de cemento (este restaurante que veis en la foto está  en la parte oeste, sigue abierto, y menos mal, porque hacen unos wantunes con salsa de cacahuete absolutamente brutales y me iba a llevar un buen disgusto si me abandonasen). Volviendo al muro, de momento, en esto no hay nada raro, probablemente sean locales residenciales sin licencia para uso comercial que están esperando un nuevo arrendador o propietario para futuros usos legalizados.

Lo que sí es sumamente extraño es que a pesar del muro, las tiendas parecen estar abiertas, como veis en estas fotos: luces encendidas, salidas de humo funcionando, luminosos, etc…

Y se me ocurre que QUIZÁS, y siguiendo mi suposición anterior, la medida del muro de hormigón sea algo temporal y responda a algún tipo de reforma o rollo burocrático. Es obvio que los sitios funcionan, y que se puede acceder a ellos de alguna manera (probablemente desde el interior de los edificios) así que una vez cumplidos los requisitos, adiós muro.

PERO

Hoy volví a pasar por delante, después de casi mes y medio y me encuentro con que no solo no están tirando el muro, además lo están ALICATANDO.

IMG_20170507_174303

 

Y alicatada me quede yo. Y así sigo, atrapada en esta capa de lasaña sin poder salir, que diría Kiko Veneno, y acordándome de Kurt Vonnegut y su Slapstick or Lonesome No More, con sus chinos miniaturizados y la rotunda frase de su diminuto embajador al Presidente de los US de A.

“Te lo explicaríamos, pero no lo ibas a entender”

Porque esto, me temo, es lo que pasaría si hago exactamente lo que estáis pensando: preguntarle a un colega o vecino nativo de que va esto del muro, y ahí me deslizaría de lleno hacia la siguiente capa de la Lasaña Misteriosa, hasta llegar al mismísimo centro del País del Centro.

O no, vete tu a saber.

Y así nos van las cosas de momento. Seguiremos informando.

Anuncios