Dadme 5 minutos y os explicare…

Que pasa con China.

La cifra de crecimiento del producto interior bruto del primer cuatrimestre de este año en China ha sido 7%, lo que para muchas economías sería un dato excelente, no lo es para China, donde un crecimiento tan bajo no se registraba desde el año 2008.

pibLinea roja crecimiento interanual, linea azul intertrimestral. Necesita mejorar.

¿Cómo lo hizo? Desempolvando el grimorio de Kheyneshu, la magia negra, según algunos, de los planes de estímulo estatal. España tuvo un Plan E, China tuvo un Plan Ch de 40 billones de yuanes, unos 4 billones de euros, ciento de millón arriba o abajo.

El colocón de billoína fue intenso, permitiendo a la economía recuperar de un salto sus cifras de crecimiento pre-crisis, pero sus efectos fueron de corta duración. El último cuarto de 2010 volvió a mandar las cifras de crecimiento hacia abajo, abajo como no se había visto en los últimos 20 años, desde el año horrible 1990 en el que China era castigada con sanciones y bloqueos económicos por los 300 muertos provocados por la represión de las protestas protagonizadas por obreros y estudiantes de 1989 en Pekín.

Consumo, inversión y exportaciones son mis pastores y nada me falta.

El secreto del éxito de China está en su mano de obra, durante décadas China ha dispuesto de un océano de mano de obra abundante y barata que fue lo que atrajo la inversión extranjera que la convertiría en la fabrica del mundo. Pero muchas fabricas y sus correspondientes trabajadores no se convierten en motor económico consumo si el nivel de sus salarios no les permite sobrepasar un nivel de subsistencia, pero y aquí está el truco, si se aumentan los ingresos, se aumenta el consumo, pero se encarece el producto por los que los trabajadores reciben el salario, con lo que la inversión y sus fabricas vuelan a países más baratos. Por esto, China se mantuvo como un país de salarios bajos y consumo mínimo, lo que se compensaba con sus cifras de exportación.

Pero tras la crisis de 2008, los principales mercados de las exportaciones chinas se embarcan en políticas proteccionistas (EEUU) y de contracción económica y crediticia (UE), es decir dejaron de comprar a China en la cantidad que venían comprando y que hacía que la economía china creciera anualmente en cifras de dos dígitos. Aunque haya aumentado su presencia en otros mercados, China ha visto como el crecimiento de los años dorados, en el que cada año se podía doblar la cifra de exportaciones del año anterior, se ha reducido hasta un 40% a finales de 2014.

El tercer motor, la inversión en infraestructuras, ha sido para China el principal, por encima de las exportaciones aunque muchas veces veamos escrito lo contrario. Esta inversión redunda en un aumento de producción, el aumento de producción, en aumento de beneficios, el aumento de beneficios, en aumento de capacidad de inversión y así se cierra el circulo que ha hecho girar la economía china durante los años del boom.

Pero si ni dentro (consumo), ni fuera (exportaciones) se consume lo producido, el aumento de producción acaba enterrado, en el caso de China a veces literalmente. Y las inversiones, que no producen ningún beneficio, se convierten en deuda y así los 4 billones de euros que se invirtieron inicialmente para estimular la economía han acabado convertidos, en virtud de los intereses acumulados y las sucesivas refinanciaciones (deudas contraídas para pagar deudas ya existentes), en 17 billones de deuda soportada por unos gobiernos locales y empresas semipúblicas que antes de la crisis podían presumir de unas cuentas saneadisisisisisisimas

Agotado el embrujo de Turquesa Keynesí, conjuro de política de expansión monetaria.

1-6bT9THOEgM5pyiqN8-O0Lg

Para aplacar a la bestia hambrienta, el Banco Central de China decidió lanzarle dinero, paletadas de contante y sonante efectivo. Así redujo el requisito de caja de las entidades financieras en medio punto. Atención: inciso, con requisito de caja me refiero a la reserva de capital de la que los bancos deben disponer para hacer frente a sus pagos. Si esta reserva es, como en el caso de China, del 20,5% significa que de cada 100 yuanes en los balances de un banco, 20 yuanes y 5 maos deben ser efectivo. Si se baja hasta el 20% los 5 maos liberados vuelan fuera de las arcas de los bancos en forma de inversión creando empleo, beneficios, bienestar y gran regocijo a su paso.

Como iba diciendo en el plazo de 2 años se redujo el requisito de caja en medio punto, se puso en circulación el equivalente de 50000 millones de euros en RMB recién impresos, se volvió a reducir el cociente de caja de los bancos, se bajó los tipos de interés, se redujo de nuevo el cociente de caja y se bajó otra vez los tipos de interés. Este dinero-liquidez se pensó que debería circular dentro del sistema, engrasando las ruedas de la actividad económica con un aumento de la inversión y el consumo.

Pero la inversión, recordemos, resulta inútil cuando la producción sobrepasa la demanda y nadie compra los productos que la producción produjo. Y cuando la demanda no llega a absorber un mínimo del 75% de la capacidad de producción ya podemos hablar de crisis de sobreproducción. El exceso de inversión, dirigida a los sectores que en ese momento resultaban rentables, provocó que dejaran de serlo, haciendo entrar a practicamente toda la industria china en una crisis de sobreproducción, con sectores en los que la capacidad productiva triplica la demanda.

produccionCapacidad productiva vs producción efectiva, por debajo del 75% es malo, los sectores listados son de izquierda a derecha: acero, cobre (cable), cemento, paneles de vidrio, turbinas eólicas, placas solares y medicamentos veterinarios.

No solo eso, enfrentada al descenso de beneficios, la liquidez abandona la economía real y se refugia en la especulativa, dando origen a eso que conoceis tan bien: la burbuja, ya sea la tan cacareada inmobiliaria o la de nuevo cuño, bursátil. Si no estamos viendo mención en la prensa a la escalada del 35% en solo 6 meses en la bolsa de Shanghai y su evidente relación con una economía real ruinosa, creo que es porque seria reconocer implicitamente el secreto detrás de las subidas de nuestras queridas bolsas.

857A su vez el descenso de beneficios repercute en descenso de salarios, los salarios en China no están bajando, pero se ha cortado la progresión que durante la ultima década hacia aumentar el salario medio en un 15% anual. Solo 11 de las 35 divisiones administrativas que componen China han visto un aumento del salario medio durante este último año y son las 11 que partían con un producto interior bruto per cápita más bajo y que al mismo tiempo son las menos habitadas: Xinjiang, Tibet, Qinghai…

Hemos visto que 7% es para China una cifra de crecimiento insuficiente, una de las razones es que China necesita crecer anualmente por encima del 7,2% no para crear, sino para mantener empleo. Durante los últimos 6 meses la cifra de paro ha alcanzado el 5%, esto en un país con una cobertura social muy deficiente y donde son los padres los que dependen de los hijos, sobre todo entre la población de las zonas rurales, que aún sigue componiendo la mitas de la población china. Este dato junto con el anterior, no solo no favorece la aparición del consumo interno que iba a ser una de las bases del aterrizaje suave planeado por el gobierno, sino que crea descontento social.

Se dice que China como república popular, posee una capacidad de represión con la que no cuentan las democracias parlamentarias como la española, esta afirmación es debatible. Lo que indican los datos es que los incidentes, paros y huelgas, practicamente inexistentes en periodo de bonanza, aumentaron hasta cerca de 600 en el ultimo año. El aumento es exponencial, y demuestra que el pueblo chino no es el manso rebaño que se imagina desde algunas tribunas. Un aumento de represión redundaría en mayor malestar social en un país cuya población supera los 1000 millones de habitantes y del que la historia nos cuenta que nunca se ha mantenido unido por la fuerza.

Este escenario de lo que no se puede definir de otra manera que de crisis, es la razón por la que Xi Jinping presidente habla de la reforma en profundidad del sistema económico, social y político, de una nueva nueva China y de soñar con la renovación del espíritu, de la esencia, de la nación china, y la razón por la que la expresión nueva normalidad (new normal, 新常态)se ha convertido en la coletilla de sus 3 años de gobierno. De cuales son los mimbres de este cambio de modelo y de que influencia, si la tuviera, ejercerá sobre el resto del mundo incluyendo vuestras tiernas cabecitas, hablaremos otro día.

Cinco minutos más o menos ¿No?

Ng, ng, zaijian, zaijian.

Anuncios