Bueno, hoy voy a contaros un drama de esos de migrante culogordo del Primer Mundo  que me atenaza y desespera desde que vivo aquí.

Por motivos profesionales, y por mucho que me escueza, podría considerarme miembro de eso que los pedantes han decidido llamar “clase creativa” y que los que nos dedicamos a esto denominamos “machacas del photoshop”. Ya sabeis, diseñadores gráficos, ilustradores, infógrafos… Profesionales  de supuesto buen gusto y hábiles manitas al ratón, con títulos rimbombantes (Art Director, Junior Designer, Creative Manager, Jefe de Maqueta) y nóminas, digamos, no tan llamativas.

A pesar de lo que muchos podríais pensar, y lo que los folletos de las Escuelas de Arte y las películas os quieren hacer creer, en general el “trabajo creativo” tiene muy poco de creativo y bastante de corporativo. Se trata más de seguir un guion y unas claves visuales que de innovar en punto alguno o dar una interpretación sobre nada. Ser miembro del Brazo Armado del Capitalismo (Ejército de las Tinieblas departamento MiniVer) puede resultar bastante aburrido y frustrante, y por eso muchos de sus miembros, entre los que me encuentro,  se dedican en su tiempo libre a realizar trabajos personales de índole artística con mayor o menor fortuna.

En esto del trabajo personal, cada uno busca la inspiración (la idea, la historia a contar, el motivo o como queráis llamarlo) a su manera. Hay quien se da a las drogas y quien se pone a John Coltrane (o a ABBA o a Gigatrón), algunos necesitan dar un paseo por el campo y otros no salir de casa ni a bajar la basura. Yo necesito estar, al menos a nivel visual, mortalmente aburrida. Llévame a ver una buena película y seré incapaz de hacer la O con un canuto, pero enciérrame una semana en una oficina sin ventanas con un montón de fans de Modern Family y las maldades y los collages brotarán de mi cabezón como si una mano invisible tirase de ellos.

Y, aquí viene el drama,  esto en Shanghai se ha vuelto imposible. La mano ha dejado de tirar y la bombilla de brillar y la culpa de todo la tienen los laopanes.

Y es que aquí cualquiera con un escaparate, una ventana o mínimo acceso a la calle (o sea, el 85% de la gente con negocio propio) es un Joseph Beuys en potencia, y sin proponérselo siquiera, se lo montan para exhibir unos prodigios de iconoclastia, mezcla de influencias, colores y texturas que ya quisieran muchos de los que exponen bodrios en ARCO. Que guay ¿verdad? PUES NO. Es como vivir dentro de la cabeza de Sean Mackaoui y yo NECESITO PAZ.

Un ejemplo clásico, los collages tridimensionales Pez secándose con Bragas de la Suerte, tan típicos del Año Nuevo Chino.¿ Duchamp? Un aficionado al lado del feliz propietario de esta cuerda de tender.

Hongkou6

(Foto de http://barbdeaneasia.blogspot.com/)

Y que me decís de esta acción/instalación titulada Excavadora Infantil (autor, Laopán Desconocido). Esto lo pones en el Matadero de Madrid diciendo  que es una crítica a los  procesos de gentrificación y te dan una beca por lo menos. Y allí estaba, en un parque de atracciones cerca de Hangzhou, entre tiovivos y puestos de salchichas.

11146288_10153197922244933_2344874609875992900_n

O esta maravilla, vista en el escaparate de una tienda de bodas. No me digáis que no es digno de una pesadilla lynchiana, o de una foto de Saudek. Yo no he hecho nada tan sumamente inquietante en mi vida (y sabe Dios que lo he intentado).

1468789_10152051728579933_220077882_n

Ésta es mi favorita, es obra del dueño de una tienda de alimentación donde compro todas las mañanas tabaco y un café cutre para esperar el autobús.  El hombre es muy simpático y nada en su actitud, ni en su establecimiento harían sospechar que es muy capaz de dejar a Damien Hirst y su Away from the flock a la altura del betún, pero aquí tenemos esta joya de la descontextualización, Máquina de Gancho y Cajetillas de tabaco, para demostrarlo. No veáis lo que se ríe de nosotros cuando fallamos a la hora de pescar las cajetillas (un detalle muy Hirst, por otra parte)

20150521_184005 20150521_184019

Pues eso, que con este panorama me resulta muy difícil concentrarme y hacer nada decente que no sea por encargo. Un año en dique seco, y lo llevo como MAL. Pero como sé por experiencia que los Dramas del Primer Mundo se suelen solucionar moviendo el culo y dejando las lamentaciones en casa, nos decidimos a hacer una visita a Moganshan 50, el distrito artístico de Shanghai, a ver que se cocía por allí.

El M50 está ubicado en uno de los muchos recodos del rio Wusong , en lo que antiguamente fue un conjunto de fábricas y almacenes. La estructura es bastante laberíntica e intrincada, y está lleno de pasarelas, escaleras, pasadizos y mini-patios interiores , sembrados de grafittis mejores y peores y plantas de sombra.

IMG_20150510_151123IMG_20150510_141210IMG_20150510_151038IMG_20150510_150013IMG_20150510_141210IMG_20150510_140056IMG_20150510_143110_HDRIMG_20150510_143213_HDR

 

El sitio es un remanso de paz, cosa rara aquí en Shanghai y el ambiente es muy relajado:  muchas parejitas, algunos turistas, gente con niños, laowais de los que dan las gracias a los camareros…  Hay muchísimas galerías y tiendas pequeñas que venden reproducciones, ropa y cositas de artesanía, y tanto los edificios como la obra expuesta tienen poco que ver con la Power Plant o el RockBund, que pueden resultar un poco imponentes e incómodos si lo que te gusta es curiosear a tus anchas.

IMG_20150510_141338IMG_20150510_154323IMG_20150510_143342_HDRIMG_20150510_145235_HDR

El 90% de las exposiciones están dedicadas a artistas chinos, y en general, sorprenden muy gratamente. Técnicamente son fabulosos y mezclan perfectamente temáticas tradicionales con procesos sumamente modernos, y viceversa, con mucho humor y una perspectiva muy social, a veces con un punto crítico y otras rindiendo homenaje a temas clásicos (tanto chinos como occidentales) sin caer en conceptos facilones. El arte chino, al menos el que vimos aquí, es elegante, ágil y divertido, muy alejado del yoismo y la pretenciosidad extrema que se puede ver en galerías y museos españoles.

Por ejemplo, esta exposición en la Island 6, con un buen puñado de témperas animadas con leds, accidentes de coche tejidos en alfombras, casetas de perro gigantes, reflexiones en vídeo sobre el autorretrato y pequeños cuadros de inspiración Tintin, que era una delicia.

IMG_20150510_143610_HDRIMG_20150510_143657_HDRIMG_20150510_143808_HDRIMG_20150510_150715

O esta de San Zi, con acuarela y lacas en fomato inmenso, recreando la leyenda de los Inmortales Taoistas.

IMG_20150510_142646_HDRIMG_20150510_141937_HDRIMG_20150510_142022_HDR

También había muchísimos ceramistas vendiendo prácticamente de todo, desde juegos de té hasta este mapa de China hecho con dim sums de cerámica. O muñecos gigantescos (de Judas Arrieta, creo), perfectos para alguna mansión desquiciada.

IMG_20150510_142800_HDRIMG_20150510_152337IMG_20150510_153746

Como guinda, una retrospectiva muy completa de Witkins, con varias de sus obras más polémicas y algunos bocetos de composición (me consuela ver que dibuja aun peor que yo)

IMG_20150510_145310_HDRIMG_20150510_150157

Y allí estuvimos unas seis horas pasando una tarde estupenda. No lo llegamos a ver todo, porque el sitio es bastante grande, pero volveremos, sin duda. Os recomiendo que os acerquéis si os dejáis caer por aquí, ver arte es muy cansado, pero os marcharéis con un ligero dolor de pies,  muy buen sabor de boca y probablemente algún que otro Drama Creativo Culogordo mas o menos resuelto.

IMG_20150510_145818_HDR

Anuncios