Una de las mejores cosas de mi trabajo es que la comida está inc luida en el lote. La encargada de prepararla es una ex-cocinera profesional, que solía trabajar en el área vip de un tren de esos que atraviesan China de cabo a rabo, y ahora somos mis compañeros y yo los que tenemos la suerte de disfrutar de sus manjares caseros y viajeros. No exagero nada cuando os digo que es de largo la persona más querida de la oficina.

Normalmente comemos alrededor de las 12 de la mañana, y si a eso de las doce y media no le oimos berrear CHIFANGLAAA desde la cocina, negras nubes de consternación y hambre cubren el área de diseño como si de Mordor se tratase. Al principio llevaba fatal esto de comer tan temprano, porque en Xipanya es mas bien la hora de un desayuno tardío, y a las cuatro de la tarde me caía de hambre, pero poco a poco me he ido acostumbrando.

Como veo que en Xipanya no estais muy puestos en comida china de la de verdad, voy a ir contando en una serie de posts los menus de esta buena mujer, para que sepais lo que os perdeis cuando pedis rollitos primavera por pura pereza, que ya nos conocemos.
image

Hoy hemos comido pescado. Aquí todo el pescado es de rio y resulta un tanto insípido, una especie de lenguado para entendernos, así que la clave está en las salsas. Este que veis, está cocinado con pimienta negra y caldo de pescado y estaba exquisito, picante y calentito, perfecto para el frio polar de estos días. Como acompañamiento, judías verdes con vaina al vapor y brotes con pimiento rojo y tofu gan al wok. Las verduras le salen muy bien al ayi, siempre perfectas y crujientes. El tofu gan es una variedad ligeramente curada del blanco normal, con mas cuerpo, y diria yo una textura más agradable.

Aquí en China, casi todo se come acompañado de arroz blanco -mifan lo llaman ellos- que viene a hacer la función del pan xipanyol, o sea, absorber la salsa. Normalmente, el proceso suele ser consistir en llenar el cuenco de mifan hasta la mitad y rellenar con la comida salsera que corresponda, así cuando acabas el bol queda limpio y puedes repetir jugada con el plato siguiente. A mi lo que me gusta es coger un poco de cada cosa y hacer una especie de plato combinado con todo, pero el sistema chino es infinitamente superior si quieres disfrutar de la comida sin mezclar sabores.

En la oficina normalmente tenemos para elegir
tres platos principales, mifan y sopa, pero en comidas mas finolis lo suyo es que haya mucha mas variedad, con un minimo de seis platos, sopa y postre.

La sopa como veis, es importante, y se come caliente hasta en verano. Mi estómago en ese punto sigue siendo un patriota y cuando hace calor suelo pasar, pero con frio no la perdono.

La que veis en la foto es un congee, sopa de arroz típica del sur de China, que puede llevar muchos ingredientes distintos. La de hoy: huevo, semillas de loto y lemongrass, que le da un sabor muy aromático y agradable. Ojo que el arroz para congee no es el mismo que el arroz para mifan, la variedad es mas larga y con mas consistencia.

Quien me iba a decir a mi que acabaría distinguiendo entre variedades de arroz. Hala, mañana mas.

Anuncios