El mismo sábado, cuando salimos del templo fuimos a una librería gigantesca que nos habían recomendado en Fuzhou Lu. Efectivamente la selección de títulos era enorme. Parece que los chinos son grandes lectores, o al menos eso aparentan, excelentes noticias para un maquetador sin trabajo.

La sección de Economía y Ciencias políticas, donde podías comprar los Fundamentos de la Teoría Económica o Poder y Dinero, por ejemplo, estaba de bote en bote (otro día hablare sobre la apasionada relación de los chinos con el vil metal) igual que la de literatura extranjera. Había un montón de cosas interesantes, en la  sección de Arte vimos un libro que te enseñaba a dibujar de manera realista algunos animales:  una mariposa, un gato jugando con un ovillo de lana o un pato de goma con sujetador -este es el tipo de cosas que viviendo aquí te hace pensar que, muchas veces, la pregunta adecuada no es por qué? sino por qué no?- y os confesare que estuve tentada por un momento a hacerme con un ejemplar de Eros y Civilización de Marcuse, para poder fardar en el metro básicamente. Pero nuestro destino no se encontraba en la Sección de Humanidades, sino dos plantas mas arriba, en la dedicada a niños de 2 a 5 años.

Allí nos hicimos con unas cuantas joyas bibliográficas mucho más acordes con mi nivel de chino:  Las aventuras del conejo Anton, volúmenes I y II (el drama épico de un conejito y su oso de peluche que se pone enfermo), un libro de adivinanzas y mi favorito y perla absoluta de nuestra biblioteca, un raro ejemplar que se titula “Wo de Tata haokan ba?” que podríamos traducir por “Es mi caca/pastel bien parecida/interesante/digna de verse?”

El libro tiene unas ilustraciones chulísimas y un botón que hace el ruido de una cisterna, pero según mi experiencia shanghainita, vendría bien incluir un capítulo dedicado a la escobilla y otro que contemple aspectos relacionados con los lugares apropiados (el baño) y quizás no convenientes (la calle, un patio de vecinos, etc…) para depositar la Tata/pastel.  Tampoco habla de la espectacular carencia de papel higiénico en la megalópolis asiática, supongo que eso lo dejaran para la segunda parte.

Después, por recomendación de Dani Yuan, nos acercamos a People Square a echar un vistazo a la que de largo, es la cosa más bizarra que he visto desde que he venido aquí. No sois pocos los que me habéis preguntado como ligan los chinos, y allí descubrimos una de las maneras. Atención, que la cosa tiene tela.

En un rincón del parque, hay un mercado de solteros. Si os estáis imaginando algo tipo crossing campestre al estilo de los tebeos de Ralf Konning, o un parque lleno de gente intentando pillar cacho no podéis estar más equivocados, porque los que van allí no son los solteros, sino sus progenitores. Armados con una hoja A4 plastificada, en la que se resumen algunas características del soltero/a en cuestión (a saber: año de nacimiento, altura, estudios, zona de residencia y requerimientos del candidato potencial) se reúnen allí un montón de sesentones, que cuelgan con pinzas de tender la ficha de soltero en unas cuerdas instaladas a tal efecto y se dedican a conspirar en grupitos de 2 a 5 personas y organizar citas a ciegas en cafeterías para sus retoños.

Curiosamente, las fichas no tenían foto ni ninguna otra característica física que no fuese la altura, pero hacian mucho hincapié en el sueldo, titulación académica y zona de residencia (a veces también en los metros cuadrados de la vivienda). Además de particulares (muchos, y eso que ya era un poco tarde) habia agencias repartiendo tarjetas, en las que se especifica que “en la primera cita no se podrán ofrecer ni aceptar regalos, y las consumiciones será abonadas personalmente por cada candidato”. Parece que aquí el que no corre vuela, y no solo a la hora de placar laowais culogordo subiéndose al autobús.

Mientras dábamos un paseo por la Pesadilla del Soltero Español, bromeando con la posibilidad de abandonarnos mutuamente por un completo desconocido de 1,60 ingeniero agrónomo con el fabuloso sueldo de 10.000 yuanes, nos dedicamos a hacer mentalmente nuestras propias fichas. La mía era algo así como 1,65, nacida en 1978, graduada en diseño grafico, sueldo de 0 a 8000 yuanes, residencia variable, fumadora semianalfabeta con sentido del humor busca aficionado al comic alto y guapo que sepa cocinar. Abstenerse machistas y ejecutivos de marketing. Definitivamente, una joya para cualquier suegro.

He aprendido a decir norte, sur, este, oeste, banco y diccionario.

Norte:北/Běi/pei

Sur:南/Nán/nan

Este:东/Dōng/tong

Oeste:西/Xi/si

Banco: 银行/Yínháng/iinhang

Diccionario:字典/Zìdiǎn/sitian

Anuncios