Bueno, ya me han entregado los resultados del examen médico, que es el papelajo que me faltaba para poder matricularme en la Universidad y empezar una versión de Revenge of the Nerds protagonizada por un montón de laowais culogordo.

Conste que lo de culogordo lo digo porque en comparación con los chinos, cualquier laowai (menos coreanos y japoneses) tiene el pandero como una hormigonera. Yo por ejemplo, soy casi tan grande como dos chinas normales puestas una encima de la otra, obviando la barriga cervecera, a su lado parezco Xena. Comprarse ropa fuera de un Vórtice del Mal va a ser una fiesta, me temo.

Los chinos, además de pequeños, son rápidos como el viento, sobre todo para localizar asientos libres en el metro. Sospecho que también tienen una fuerza sobrehumana, sobre todo las señoras mayores.

Puedo comunicaros con orgullo que no tengo ninguna de estas enfermedades: SIDA, hepatitis, tuberculosis, lepra, cólera, malaria, fiebre amarilla, polio, fiebre reincidente, fiebre tifoidea ni peste negra. Si habéis compartido vasos conmigo alguna vez podéis estar tranquilos, que peste negra no tenéis, al menos por mi culpa. Me intriga saber de todas formas como se las podría arreglar un leproso para colarse en China.

Eso sí, mis ojos son “abnormal”. Me imagino que se refieren a que veo menos que un gato de escayola, no a la mirada alucinada que se me ha puesto desde que vivo aquí y flipo con todo.

El examen médico fue, con diferencia, el mas rápido que me han hecho en mi vida. En menos de una hora me hicieron una placa de tórax, una ecografía, una revisión de la vista, otra de los oídos, me sacaron sangre, me auscultaron y me midieron la presión sanguínea y la frecuencia cardiaca. Lo que más tiempo llevaba era rellenar los papeles y hacer la cola de admisión junto a otros 20 laowais culogordo.

El sistema era, ya os digo, muy rápido, y a pesar aquel eructo atronador cual sirena de barco de la enfermera numero 4, yo diría que muy profesional. Te pedían que te desnudases de cintura para arriba, te daban una bata muy guay rollo samurai y hala, a hacer pruebas medicas a toda velocidad.

Recordaba bastante al Show de Benny Hill, sobre todo porque cuando me estaba cambiando, se me olvido cerrar la puerta con pestillo y a un chico coreano que intentó entrar casi le da algo al verme allí con la bata a medio abrochar. Cada vez que nos cruzábamos por el pasillo a carrera limpia yo le guiñaba un ojo, al más puro estilo Benny, y el pobre hombre se quería morir.

He aprendido a decir azucar, frio, caliente, picante y desmaquillador para ojos con vitamina E

Azucar:糖/Táng/ thang
Frio (helado): 冰/Bīng/ ping-pingda
Caliente: 热/Rè/ Rue (con erre suave) – ruenda
Picante; 辣/Là/ la-lada
Desmaquillador de ojos con vitamina e: 眼的卸妆同E维生素 / Yǎn de xièzhuāng tóng E wéishēngsù / Ian te siezhuang thong E ueishengsu

Anuncios