Doy fe de que lo que dice el artículo es verdad, el viernes pasado nos acercamos a un Ikea pequeño de por aqui cerca y efectivamente aquello era la pesadilla de un diseñador de interiores.

Como ir a Ikea me parece un castigo por ser pobre y no poder comprarme muebles de verdad y me quita un montón de puntos de cordura, me lo pase bomba con el rollo gremlin de los chinos, que estaban allí a lo suyo, con sus meriendas, sus siestecillas y sus pruebas de resistencia (dándole hostiones a las mesas LACK y desmontando prácticamente los sofás-cama) sin comprar absolutamente nada. Hasta nos echamos una carrera con sillas de oficina, para integrarnos y tal.

http://www.scmp.com/news/china/article/1300942/ikea-last-cracks-china-market-success-has-meant-adapting-local-ways

Anuncios